BUSCAR

«Mujer» Capítulo 54: Sirin se lanza a por Emre

«Mujer» Capítulo 54: Sirin se lanza a por Emre

«Mujer» vuelve a Antena 3 con la segunda parte del capítulo 54. Sirin se está enamorando de Emre, algo que es recíproco, y no dejará que surja ningún obstáculo, tampoco Ceyda. Sarp está desesperado por la amenaza de Nezir. No te lo pierdas a partir de las 22:45.

«Mujer» Capítulo 53: Sarp se enfrenta a su destino al entregarse a Nezir

«Mujer» Capítulo 52: La amenaza de Nezir está más presente que nunca

Capítulo 54 – Primera parte

El momento más esperado por Nezir ha llegado. Ha hecho que lleven a Sarp hasta su rosaleda, que tanto significado tiene para él. Todo indica que es allí donde le matará, después de que él se haya entregado. Nezir saca la pistola que ha comprado específicamente para culminar su venganza, y apunta hacia la cabeza del verdugo de su hijo. Bahar lo está observando todo desde su habitación, llena de miedo y temiendo el peor de los finales. Sin embargo, Nezir hace algo inesperado: retira su pistola. Y le advierte a Sarp de que le tiene preparado algo aún mucho peor: “Vas a suplicar que te mate”.

Arif ha decidido guardar silencio ante todos los secretos que conoce sobre la muerte de Yeliz. Desvelar que Sarp está vivo y lo que pasó después de que huyera con Bahar, Nisan y Doruk pondría a todos en peligro. Sin embargo, eso le está costando su propia libertad y también la de su padre. De hecho, Yusuf no duda en responsabilizar a Bahar de todo lo que les está ocurriendo. Lo único cierto es que alguien ha tendido una trampa a Arif para intentar involucrarle en la muerte de Yeliz. La pistola que los agentes encontraron en su cafetería supone un indicio del que le será imposible defenderse si no cuenta todo lo que sabe.

La gran preocupación de Sarp es que acaben sufriendo Bahar, Piril o alguno de sus hijos. Nezir le ha tranquilizado por una parte… pero también le ha hecho temer lo peor: “Es verdad que no mato a las mujeres, de los niños nunca he dicho nada”. En la habitación junto a Munir, Sarp busca una solución desesperada: suicidarse. Cree que así ya no tendría sentido cualquier otra venganza de Nezir y las personas a las que quiere quedarían libres.

Lo que comenzó como un flechazo para ir confirmándose con cada rato que Sirin y Emre pasan juntos. Los dos tenían pendiente un café juntos, que siempre estaban retrasando. Ahora ha llegado al fin el momento de tener su primera cita. Emre incluso ha pedido permiso a Hatice. Se ha puesto incluso nervioso al hacerlo, y Sirin ha bromeado después. Los dos se cruzan miradas, risas y piropos. Y llega el momento de dar el paso: se dejan llevar por sus impulsos, confirmando que están enamorados.

Capítulo 54 – Segunda parte

Ceyda se encuentra confusa por la relación que empiezan a tener Emre y Sirin. Por una parte están sus sentimientos hacia él. Por la otra, el estar convencida de que su amigo acabará sufriendo. Y, sin embargo, ya han tenido su primera cita. Ya la ha advertido varias veces de que la Sirin que él está conociendo es sólo una fachada y no la real, llena de maldad y mentiras. La última vez, delante de Hatice, incluso se ha opuesto a que trabaje en el restaurante asegurando que es “un demonio”. Ahora hace un nuevo intento ya a la desesperada por alejarles. Pero va a resultar aún peor: no se atreve a decirle a Emre todo el mal que Sirin ha hecho. Y Hatice ha escuchado todo, quedando decepcionada.

Arif sólo tiene una salida para quedar libre tras la trampa que le ha llevado a la cárcel injustamente: un buen abogado. En este caso, el de oficio es una mujer, y le ha dejado muy sorprendido. Se llama Kismet y conoce hasta límites insospechados datos de su vida, y también de Bahar… ¡e incluso que Sarp está vivo! Por eso, aunque está decidido a no hablar para proteger a Bahar, surge en el la curiosidad de conocer el motivo por el que Kismet se ha preparado tanto su caso. Y ella está dispuesta a confesárselo: como única condición, que él guarde su secreto como ella hará con los suyos. El lado misterioso de Kismet tiene que ver con su identidad. Y Arif se queda en shock después de conocerla.

Nezir y Doruk están forjando una extraña relación de afecto. El primero ve en el pequeño el reflejo de Mert, su hijo muerto. Y el niño es capaz de ver la parte humana de un hombre cruel. Tanta es la confianza que Nezir le muestra su rosal. Está dispuesto a enseñarle a Doruk sobre jardinería, como hacía con Mert. Sin embargo, ese plan tiene también un trasfondo cruel, ya que Sarp lo está viendo todo a través de un móvil. Y la escena inocente se convierte ante sus ojos en el cruel momento en el que Nezir va a matar a su hijo. Ya se lo había advertido con un siniestro juego de cartas. Sarp ve cómo Nezir venda los ojos a Doruk y cómo después coge unas enormes tijeras de podar. La mente va por delante de la realidad: cree que su hijo va a morir.

Deja un comentario