BUSCAR

¿Qué podemos hacer para mejorar la salud de las uñas?

Las uñas, al igual que nuestro cabello, muestran casi en tiempo real el estado general de salud de cada persona. Así, independientemente de nuestra herencia genética es conveniente seguir una dieta equilibrada. Unas uñas frágiles o que se rompen fácilmente pueden traducir alguna carencia o enfermedad. Es importante también complementar, si hay carencias en la dieta, con suplementos como la vitamina B6, sílice…y otros productos que podemos encontrar fácilmente en tiendas especializadas. Y, en todo caso, utilizar de manera diaria el aceite de cutículas. Ayuda no solo a hidratar las cutículas sino a potenciar el crecimiento de una uña más sana y resistente.

¿Qué es lo que hacemos mal al hacernos la manicura?

Limar las uñas con limas demasiado agresivas, cortar la cutícula o pulir demasiado la superficie de la uña, son las principales en cuanto al cuidado en sí. En lo que concierne el esmaltado, lo más recurrente es no poner capa de base para proteger la uñas de los pigmentos de los esmaltes y hacer que este dure más. Consecuencia: las uñas mal limadas se abren en capas y el esmalte aplicado sin base reseca y amarillea la uña.

unas-saludables-2

¿Existe algún problema con tenerlas siempre esmaltadas?

Si los productos utilizados son de calidad y se aplican de manera correcta, no tiene por qué ser nocivo para la salud de nuestras uñas. La mayor parte de las veces, se aplican esmaltes muy pigmentados (rojos y burdeos) sin capa base previa y se retiran con quitaesmaltes muy agresivos. Estas acciones van volviendo la uña cada vez más porosa, la resecan y la amarillean. Así que ante esto, siempre una base protectora y/o tratante que se adapte a las necesidades de cada tipo de uña.

¿Existen algunos cuidados extras para mantenerlas bonitas?

Empujar la cutícula suavemente con un palito de naranjo después del baño o ducha y a continuación aplicar aceite de cutículas o crema ayudando con un masaje. La acción de masajear la zona de la cutícula propicia la activación de la circulación sanguínea y por consiguiente el crecimiento de la uña.

¿Cuál es el secreto para que nuestras uñas no pierdan su dureza?

Principalmente una dieta equilibrada o los complementos alimentarios específicos. Las uñas naturales poseen una dureza variable propias a cada persona. Unas uñas muy blandas se romperán pero unas uñas extremadamente duras también no son necesariamente sinónimo de más resistentes. Lo ideal aportarles nutrición e hidratación pudiendo suplir de manera interna con la alimentación, o de manera externa, con toda la gama y variedades de manicura que hoy están al alcance de cualquiera. Desde las uñas de gel, pasando por el esmaltado semipermanente hasta tratamientos adaptados que nos ayudan a reconstruir las capas de queratina de la uña y proporcionarles más dureza y resistencia.

Tips para cuidar las uñas

Exfoliar-hidratar-nutrir. Mucha hidratación, cremas, aceites de cutículas

0 Me gusta

Deja un comentario