Todo es posible en Sudáfrica: Hermanus, Gansbaai y Cabo de las Agujas - magazinespain.com
BUSCAR

Todo es posible en Sudáfrica: Hermanus, Gansbaai y Cabo de las Agujas

Todo es posible en Sudáfrica: Hermanus, Gansbaai y Cabo de las Agujas

Vanessa PragasamPor Vanessa Pragasam 

Todo es posible en Sudáfrica: Parque Kruger

Todo es posible en Sudáfrica: Ciudad del Cabo

Todo es posible en Sudáfrica: Table Mountain y Península del Cabo

Todo es posible en Sudáfrica: Stellenbosch y la Ruta del vino

Como ya os conté en mi primer artículo,  Sudáfrica «es el país más desarrollado de África pero, sobre todo, es un mundo en un solo país. Sus imponentes paisajes, su exótica fauna, sus más de 20.000 plantas diferentes, sus excelentes playas y su diversidad de culturas, idiomas y religiones lo convierten en un destino de lo más atractivo«. Durante 10 días hemos ido de safari al Parque Kruger, vivido el dinamismo de Ciudad del Cabo y su Península del Cabo y disfrutado de una sorprendente ruta enológica por los viñedos de Stellenbosch. 

Estamos llegando la segunda mitad de nuestro viaje y nos disponemos a recorrer la Ruta Jardín, un tramo costero de unos 300 kilómetros que recorre el extremo suroeste del país y se le considera la región más bonita. Técnicamente la ruta va desde Mossel Bay en el Western Cape hasta la desembocadura de Storms River Mouth en el Eastern Cape pero la mayoría de los viajes comienzan en Ciudad del Cabo por ser la base de operaciones de muchos viajeros.

Mapa-ruta-jardin-1

Día 9: Hermanus

Nuestra ruta comienza en Stellenbosch y de ahí partimos hasta Hermanus (95 km). Escogimos la ruta costera para poder parar en Betty´s Bay y ver la colonia de pingüinos de Stony Point, mucho más tranquila y barata que la de Boulders Beach.

stony-point-penguin-colony

Llegamos a Hermanus y dejamos las cosas en el hotel Mosselberg on Grotto. Hermanus es una pintoresca aldea de pescadores calificada por el World Wildlife Fund (WWF) como uno de los doce mejores lugares del mundo para el avistamiento de ballenas y se le considera el corazón de la ruta de las ballenas. La mejor época para avistarlas es entre junio y noviembre cuando llegan cada año procedentes del Antártico para criar en la protegida Walker Bay, aunque el momento álgido es septiembre-octubre, cuando pueden verse cerca de la costa casi a diario. En el pueblo hay varios puntos de observación para avistar las ballenas francas australes: Gearings Point, que ofrece una buena panorámica de la bahía y desde Old Harbour. Entonces, el pregonero de ballenas te alerta con su cuerno hecho de algas marinas de la presencia de estos grandes cetáceos cerca de la costa.

Si no tenéis la suerte de ver ninguna ballena desde la costa o, queréis verlas más de cerca, siempre cabe la posibilidad de coger un barco. Durante dos horas podrás ver los tres tipos de ballenas que hay: la franca austral, que se distingue por sus callosidades (callos) en la cabeza, una espalda ancha sin una aleta dorsal y una boca larga y arqueada que comienza sobre el ojo; la jorobada, que tiene una forma corporal distintiva, con largas aletas pectorales y una cabeza nudosa y, la Bryde, de tamaño mediano, de color gris oscuro con un vientre blanco. También podréis ver delfines, focas y pingüinos. El precio de la excursión son 50€ y las salidas son a las 9:00, 12:00, 14:00 y 16:00 horas.

delfines

Por la tarde fuimos a dar un paseo por la interminable playa de arena blanca de Grotto, muy cerca del hotel y por la noche nos acercamos al pueblo para cenar en Heritage Cottage, un restaurante muy pequeño donde pudimos degustar platos típicos de la zona.

Día 10: Gansbaai

Hoy nuestro día va a ser muy largo y agotador porque vamos a hacer casi 450 km desde Hermanus hasta Knysna, nuestro punto final del viaje pero con múltiples paradas, así que nos llevará todo el día. Nuestra siguiente parada es Gansbaai a 40 km de Hermanus. Su costa está llena de contrastes: kilómetros de playas vírgenes, zonas rocosas, espectaculares acantilados con vistas de Walker Bay, reservas naturales con más de 1500 especies de Fynbos y bosques que presentan infinitas oportunidades para los amantes de la naturaleza. El trayecto hasta ahí es tan espectacular como la vida marina de sus aguas. Lo bueno que tiene África es que además de poder disfrutar de los “cinco grandes de la Sabana”, se pueden ver los “Cinco Grandes del océano”: la ballena, el tiburón, el delfín, el lobo marino y el pingüino. Todos ellos abundan en la zona, pero es mundialmente conocida como la capital del Gran Tiburón Blanco.

Para aquellos que quieran buscar una inyección de adrenalina, hay excursiones a Dyer Island en las que te adentran a aguas infestadas de tiburones y te permiten bucear entre ellos en una jaula de seguridadA los tiburones les encanta este lugar debido a la alta población de focas, su comida preferida. Las excursiones duran alrededor de 4 horas (salidas 7:00 y 10:00) y el precio ronda los 110€ por persona si buceas y 95€ si sólo los avistas desde el barco, que tampoco es mala idea, porque ves todos los animales marinos sin arriesgarte a sufrir un “infarto”. Yo no lo hice porque todavía no estoy preparada para estar cara a cara con un tiburón y como ya habíamos ido el día anterior a avistar ballenas, donde también vimos delfines, quedamos más que satisfechos. De todas formas, nos dijeron que debido al gran número de orcas en la zona, no había casi tiburones, así que ni queriendo. Dimos un paseo rápido por el pueblo de pescadores y vimos su faro, el más antiguo de Sudáfrica construido en 1895 para dar más seguridad a los barcos en estas infestadas aguas.

Os recomiendo que lo reservéis si os vais a quedar un par de días por la zona, porque dependen de la climatología… Si hace mala mar, los barcos no salen, con lo cual te pueden cambiar la excursión para otro día, no te devuelven el dinero. Entre mayo y septiembre normalmente son los mejores meses para la observación de tiburones porque 1) los tiburones son más abundantes, 2) la visibilidad es generalmente superior a los meses de verano, 3) la temperatura del agua normalmente es más alta debido a los vientos del noroeste. Si vais a continuar vuestra ruta hasta Port Elisabeth, pasaréis por Mosselbay. Allí también ofrecen la posibilidad de bucear con tiburones pero menos aglomerado que en Gansbaai.

Siguiente parada: Cape Agulhas

A 90 km de Gansbaai, Cape Agulhas es el punto más meridional del continente africano, aunque la gente lo confunde con el Cabo de Buena Esperanza pero es el punto más al sur oeste de África y marca el punto de división entre el Océano Índico y el Atlántico. Las fuertes corrientes de aire hacen que las olas rompan contra las rocas donde los dos océanos se encuentran… Es una sensación indescriptible. Después nos acercamos a visitar el faro, el tercero más antiguo de Sudáfrica y el segundo más antiguo aún en uso en la actualidad.

Desde aquí tenemos un largo trayecto de casi 3 horas hasta nuestra siguiente parada: Mosselbaai (Mossel Bay) donde realmente comienza la Ruta Jardín. Os lo cuento todo en el siguiente artículo.

Todo es posible en Sudáfrica: La ruta jardín (I)

Deja un comentario