BUSCAR

La preocupación de la familia de Ana Obregón un mes después de la muerte de Álex Lequio

La preocupación de la familia de Ana Obregón un mes después de la muerte de Álex Lequio

La preocupación de la familia de Ana Obregón un mes después de la muerte de Álex Lequio, tras una dura batalla contra el cáncer.

El último deseo de Ana Obregón tras la muerte de su hijo

El emotivo tributo de Ana Obregón a su hijo Álex en las redes sociales

El pasado 13 de mayo fallecía Álex Lequio con tan solo 27 años tras dos años de de dura lucha contra el cáncer. Su triste pérdida dejaba desolados a familiares, amigos y seres queridos, pero especialmente a sus padres, Alessandro Lequio y Ana Obregón.

Desde entonces ambos han recibido el apoyo de sus seres queridos en estos momentos tan difíciles, Alessandro volvía al trabajo y Ana Obregón ha contado con el cariño incondicional de su familia, de sus hermanas Celia y Amalia y el de Alessandro Lequio, el padre de su hijo, además del de Carolina Monje, la novia de Álex.

Ana Obregón y su hijo Alex Lequio © Instagram
Ana Obregón y su hijo Alex Lequio © Instagram

Unos días después de decirle adiós a su hijo Ana Obregón quiso despedirse de él de una manera muy especial.
Mi querido Hijo, sé que nunca te ha gustado que hable de ti públicamente, perdóname, me lo pide el corazón y ahora que tengo un poquito de fuerzas tenía que agradecer los cientos de miles de mensajes de cariño y admiración hacia ti”, comenzó escribiendo en sus redes sociales. “Tus primeras palabras fueron: “yo solito” antes que papá y mamá. Y tú solito has querido vivir una vida discreta, sin protagonismos a pesar de tus padres famosos… Te has ganado a pulso el cariño de todos los que te conocieron; primero en el colegio, luego en la Universidad con la beca que conseguiste para estudiar en Estados Unidos que culminaste en tu regreso a España creando una empresa de éxito con 24 años. Hasta que un día apareció la palabra “cáncer“ en nuestras vidas”, continuó.

«Perder un hijo es morir y tener la obligación de vivir»

Has luchado valientemente dos años contra esa maldita enfermedad con una sonrisa, colaborando con fundaciones, ayudando y animando con tu sentido del humor a todos los que también la padecían. Te convertiste en su ejemplo. Demasiado noble, generoso, solidario, Único y grande para caber en este mundo. Mi guerrero de la eterna sonrisa a pesar de los dolores, meses de hospitalización y sufrimiento. Para mí ha sido un honor estar a tu lado de la mano en esta batalla sin descanso, pero también viéndote sufrir sin una queja ha sido la lección de vida más cruel que una madre puede soportar. Tu viaje ha roto el corazón de toda España porque en vida has brillado TÚ SOLITO como decías de pequeño”, prosiguió.

Ana Obregón y su hijo Alex © Instagram
Ana Obregón y su hijo Alex © Instagram

Ahora brillas en la eternidad iluminándonos para siempre. Sé que desde ahí arriba quieres agradecer tantos miles de mensajes de amor y admiración inesperados para ti pero que te ayudarán a tu largo viaje. ¿Qué puedo decirte hijo? Que eras/eres mi vida y ahora ya no hay nada. Que perder un hijo es morir y tener la obligación de vivir. Y tú querías vivir, casarte algún día y tener 5 hijos. Muchas noches en el hospital pedimos juntos a Dios que te curara y no nos hizo ni caso”.

Pero las palabras que realmente han dejado preocupada a toda la familia ha sido las siguientes: “Ahora solamente le pido que pueda volver a abrazarte muy pronto porque te echo insoportablemente de menos. Mi Aless, ha sido y es un verdadero privilegio ser tu madre. Te quiero desde siempre y para siempre. Eternamente. Mamá”.

«Pido cada noche que muy pronto pueda estar con vosotros»

Ana Obregón, Alex Lequio © Instagram
Ana Obregón, Alex Lequio © Instagram

Unas duras palabras que volvía a repetir unos días después, tras otra dura pérdida, la muerte de su perrita Luna, a la que despedía con un sentido mensaje: “Sé que ahora estaréis juntos corriendo a través de la eternidad. Pido cada noche que muy pronto pueda estar con vosotros y volver a ser la familia que éramos para siempre. No sé cómo decirlo. Aquí abajo me siento huérfana de hijo y de mi mejor amiga. Os echo infinitamente de menos«.

Deja un comentario