BUSCAR

Fantasías sexuales. Quién fantasea con qué y porqué

Fantasías sexuales. Quién fantasea con qué y porqué

Los escenarios más habituales de una fantasía sexual son conocidos por todo el mundo: el extraño misterioso, el trío, la reunión donde se desata la pasión y hacer el amor con George Clooney. Pero las fantasías sexuales son más variadas de lo que imaginamos. Te contamos quién fantasea con qué y por qué… Sigue leyendo…

Así será la esperadísima secuela de ‘365 días’

¿Sigue habiendo tabúes en el sexo?

En fantasías “escritas”, esas que no son espontáneas, que ya están guionizadas, planeadas incluso que ya se han practicado, por lo general las mujeres se suelen presentar en seis roles diferentes: la Bella Doncella (objeto del deseo de otro), la Víctima (objeto de humillación o violencia), la Mujer Salvaje (iniciadora del sexo), la Dominadora (que ejerce poder sobre los demás), el Voyeur (que mira a los demás teniendo relaciones sexuales), y la amada (que se conecta íntimamente con un amante de igual poder).

fantasias sexuales

Sin embargo, las fantasías “no escritas” son más fugaces – a menudo desencadenadas por objetos de nuestro entorno o ideas sacadas de videos porno, y se centran en imágenes o sensaciones en lugar de personajes o un argumento tradicional. Entre las mujeres, estas representan “la construcción y la liberación posterior” de la tensión e involucran imágenes que no suelen considerarse sexuales, como caballos galopando, flores floreciendo y liberando perfume, el agua. Aunque no de forma tan generalizada, los hombres también tienen fantasías abstractas.

Las fantasías reflejan los estímulos a los que estamos expuestos durante nuestro despertar sexual inicial, así como los adictos a las drogas aprenden a asociar el estímulo que está presente cuando ellos se encuentran en el punto más álgido (por ejemplo: vasos de chupitos, música rock…), estímulos que en sí mismos ofrecen placer.

fantasias sexuales

Nuestras fantasías también reflejan nuestras ansiedades. Una mujer insegura de su atractivo físico fantasea con que puede atraer y manejar a hombres locos de deseo -por ejemplo, inducir a un oficial de policía, presidente o sacerdote a abandonar su rol normal. O a tener relaciones sexuales mientras los hombres observan. Una mujer preocupada porque es demasiado para un hombre en concreto puede fantasear sobre ser dominada.

Fantasías sexuales

Los hombres poderosos, mientras tanto, pueden fantasear sobre renunciar a ese poder y ser dominados. Los estudios demuestran que los hombres se excitan más que las mujeres por fantasías que implican contención, dominio incluso azotes, dice Bader.

Como conclusión, parece que existen diversos estudios que arrojan diferencias claras de género en lo que a fantasías sexuales se refiere:

  • Las fantasías sexuales masculinas son mucho más directas, gráficas y visuales. Suelen basarse en una dinámica de relación bastante impersonal, donde existen múltiples parejas sexuales, sexo gratis o incluso parejas intercambiables. Ellos, focalizan más sus fantasías en un sexo muy explícito y centrándose más en las diferentes partes del cuerpo.
  • Sin embargo, las fantasías sexuales femeninas, son más sensoriales y sensitivas, donde el tacto cobra mucha importancia. Sus fantasías son más románticas, implicando un entorno más emocional. Sus fantasías pueden ser algo abstractas.

Deja un comentario