BUSCAR

«Mujer» Capítulo 79: Bahar se lanza al fin a besar a Arif

«Mujer» Capítulo 79: Bahar se lanza al fin a besar a Arif

En el capítulo 79 de «Mujer», Bahar se siente libre de preocupaciones y decide “vivir” y empezar a ser algo más que una madre.

«Mujer» Capítulo 78: Arif descubre el gran secreto de Sirin sobre la muerte de Sarp

«Mujer» Capítulo 77: Sirin lleva a Arif al límite de su paciencia

Capítulo 79 – Primera parte

Arif está seguro de lo que escuchó en la noche de año nuevo: Sirin confesó ante el ladrón que hace poco había matado a Sarp. Sólo le falta que ella misma se lo confirme, la prueba definitiva de que ese crimen es cierto. Por eso, cuando los dos terminan de trabajar, él la acompaña a casa y da pie a la conversación. Sirin, lejos de negarlo, decide ir con la verdad por delante: con una malévola sonrisa, le revela con todo lujo de detalles cómo consiguió que Sarp muriera en el hospital. Ante la falta de pruebas, ella se da como ganadora: “No hay nada que puedas hacer salvo saberlo y callarte”. Lo que no sabe es que Arif ya estaba preparado: ¡ha grabado toda la conversación! Sirin ha caído en la trampa.

Arif ha conseguido una grabación que parece definitiva: la confesión de la propia Sirin de que mató a Sarp. Por eso, acude a pedir ayuda legal a Kismet. Él cree que es una prueba definitiva ante un juez o un tribunal. Sin embargo, recibe un jarro de agua fría. La abogada le asegura que es insuficiente y que necesitan más pruebas contundentes. Arif se preocupa porque sabe lo peligrosa que es Sirin y que puede seguir haciendo daño a más gente, quizá atacar a Bahar o incluso a los niños. No obstante, Kismet no da la batalla por perdida. Hay alternativas para que Sirin pague por sus maldades… y por su crimen.

Bahar, Nisam y Doruk llegan a la cafetería de Emre, donde se encuentran con él y con Satilmis. Aprovechando que también está Arif, organizan rápido unas mesas para tomar algo. Sirin cree que va a poder sentarse con ellos pero… lo que hacen es tratarla como la camarera que tiene que servirles. Los ánimos están ya tensos. De hecho, Bahar y los niños han llegado con su gato tras rescatarlo en el parque después de que Sirin lo dejara allí, intentando que se perdiera. Pero toda la tensión se desencadena cuando Satilmis le reprocha a Emre que no le quiera. Y revela que quien se lo ha dicho es Sirin. Nisan y Doruk lo corroboran y también cuentan lo que su tía les hizo en la sastrería. De forma inmediata, Emre despide a Sirin. Ella reacciona como suele cuando las circunstancias se vuelven en contra: con ira y reproches, montando un escándalo y rompiendo platos y vasos.

Capítulo 79 – Segunda parte

El secreto que Arif conoce sobre Sirin es demasiado grave como para soportarlo él solo. Por eso, además de haber recurrido a Kismet, decide contárselo a Ceyda. A pesar que la pone sobre aviso para que no pierda la calma, ella reacciona llena de furia. Tras tranquilizarse, coinciden en que es el momento de parar a Sirin. Con la opción remota de que acabe en la cárcel por la falta de pruebas de que mató a Sarp, barajan otro final para que pague por el crimen y por todo el mal que ha causado. Saben que está descontrolada, como ha demostrado en la cafetería de Emre tras ser despedida. Y eso ha sido sólo la consecuencia de haber sido cruel con Nisan, Doruk y Satilmis, pero los niños la han desenmascarado.

Arif tiene una gran noticia para Bahar: ya no tiene que preocupase por Cem. Kismet le ha convencido para que deje de chantajearla y amenazarla. De esta forma, su gran preocupación desaparece. No obstante, Arif quiere saber por qué en esos momentos no recurrió a él. Bahar explica que no quería salpicarle con esa preocupación. Y él replica con ternura: “Tengo problemas desde que te conocí”. Y pide que los sigan compartiendo: “Hasta el fin de mis días”. Ante tan románticas palabras, Bahar al fin se deja llevar. Le mira fijamente… ¡y le besa! “Ya no haré más de madre feliz sólo para hacer felices a mis hijos, ahora seré feliz de verdad”, reflexiona. Ella, que ya había comprendido que es posible amar a dos hombres a la vez, se deja al fin llevar por su corazón.

Kismet sigue muy pendiente del caso de Arda. El momento clave se acerca y Ceyda tendría que separarse de él. De momento, Dursun no renuncia a su tutela y sigue pidiendo una elevadísima cantidad de dinero. Hasta Satilmis ha estado dispuesto a sacrificarse para que Arda no se vaya con ese hombre que incluso le maltrataba. Cem, conocedor también del caso, decide ayudar a Kismet. Eso sí, lo hace a su modo, de forma drástica pero efectiva. Sus hombres consiguen interceptar a Dursun cuando camina por la calle y le meten en la furgoneta. Dentro esta Cem. A pesar de verse contra las cuerdas, Dursun se resiste a firmar. Sin embargo, termina claudicando cuando se ve con una pistola dentro de su boca. Finalmente firma: se queda sin Satilmis, sin Arda… y sin el dinero.

Deja un comentario