BUSCAR

«Mujer» Capítulo 38 – Sarp vuelve a ver a Bahar

«Mujer» Capítulo 38 – Sarp vuelve a ver a Bahar

En el Capítulo 38 de “Mujer” que se emitió la semana pasada completo: La alegría llama por fin a la puerta de Bahar: es operada con éxito. Ceyda concede a Sarp su anhelado deseo: ¡vuelve a ver a Bahar!

«Mujer» Capítulo 37 – Esta noche en Antena 3

«Mujer» Capítulo 36 – Esta noche en Antena 3

Capítulo 37 (Mejores Momentos)

Sarp, que descubre que la única esperanza de Bahar es Sirin, buscará una solución, pero se desarrollará de una manera que nunca planeó. Por supuesto, Sirin siempre tendrá un as guardado en la manga. ¿Qué está tramando?

La existencia de Sarp seguirá alterando la convivencia y confianza de todos, sobre todo, en Doruk y Nisan. Bahar le ha echado una pequeña bronca a Ceyda tras la extraña pregunta que Nisan la hizo. Cree que, por su culpa, sabe que se ha prometido con Arif. Sin embargo, eso los niños no lo saben… hasta que se lo escuchan por casualidad a la propia Ceyda cuando está conversando con Hatice. Esta noticia cae como una bomba en los pequeños y pone a Arif en una situación delicada con los dos. El afecto de Nisan y Doruk hacia él, que últimamente atravesaba una crisis, va a transformarse en desconfianza y recelos, especialmente con el abrazo a Sarp tan reciente.

Sembrando ciertas pistas, Arif planteará a Bahar que en un futuro ella podría no querer escogerlo a él, al amar a otra persona. Bahar y Arif salen a dar un paseo al jardín del hospital. Él se ha dado cuenta de un detalle importante: ella se ha quitado el anillo de prometida que él la había regalado. Sin necesidad de pedir explicaciones, es Bahar la que decide confesarle los motivos. ¿Se arrepiente de haberle dicho ‘sí’? Arif tiene claro lo que siente… Y la chispa entre los dos reaparece.

mujer-2x37-bahar-y-Arif

Piril regresa al refugio y, nada más llegar, recibe la buena noticia de que Sarp al fin está allí. Su alegría, sin embargo, dura poco, hasta que él revela que sabe que Bahar y sus hijos Nisan y Doruk están vivos. La noticia deja a Piril impactada, incapaz de reaccionar. Y eso hace sospechar a Sarp, que termina deduciendo: “¡Sabías la verdad y no me has dicho nada!”. Sin embargo, lo que a ella le estaba pasando era muy diferente. De forma inesperada, cae al suelo.

Sarp ha llegado de forma inesperada a casa de Suat. Piril le ha concedido llevarle hasta Sirin para que pueda convencerla de que salve la vida de Bahar. Ella parece inflexible ante las súplicas hasta que él se pone de rodillas y, de forma inesperada, cambia de opinión: “Sarp y yo vamos a negociar”. Efectivamente, ayudar a su hermana no lo va a hacer gratis, sino que su maquiavélica mente ha pensado un chantaje.

mujer-2x37-sirin

Bahar sobrevivirá. Sirin la donará su médula, un inesperado giro de opinión que indigna a Suat. Sin embargo, cuando descubre el alcance de chantaje con Sarp, termina rindiéndose ante ella: “Eres el mismo diablo”. Sirin y Sarp han negociado a solas y ella ha conseguido lo que quería y algo más. Ha conseguido hacerse con un valioso as con el que asegurarse de que, aunque Bahar se salve, no regrese a los brazos de su marido, que sigue siendo su gran obsesión.

El milagro que Bahar tanto esperaba y que parecía que no iba a llegar a tiempo finalmente se ha producido: Sirin ha reaparecido. Lo hace, además, en su propia habitación del hospital, cuando acaba de estar prácticamente despidiendo de Ceyda. Al ver a Sirin, Bahar recupera la esperanza. Se levanta y la abraza como su gran salvadora. Fuera de la habitación, entre lágrimas, Sarp escucha todo. Esté tentado de caminar unos pasos y asomarse para verla.

Sinopsis Capítulo 38

Una nueva Sirin ha aparecido en el hospital para salvar a Bahar, pero las apariencias engañan. Sin embargo, ella intenta mantener esa fachada incluso tras el frío reencuentro con su padre. Enver apenas la ha prestado atención al verla y, en su lugar, se ha deshecho en atenciones hacia Bahar. Esos dos gestos vuelven a irritar a Sirin, que intenta ocultar sus sentimientos tras esa nueva apariencia de hermana preocupada.

Yesim sigue siendo la única opción de Suat para saber algo de Nezir y descubrir si sigue en estado vegetativo, como le han hecho creer, o se ha recuperado, lo que empieza a preocuparle. Por eso, Munir se reúne con ella, incluso a pesar de la desconfianza tras haberles fallado en un encuentro anterior por un inoportuno accidente de coche. Cuando Yesim le está dando pistas sobre Nezir, llega un mensaje al móvil de Munir. Lo que podría haber sido un detalle intranscendente se convierte en un fatal descuido que va a dar a Nezir la pista clave para encontrar a Sarp.

Ocultar a Bahar que Sarp está vivo y haber mentido a Doruk empieza a perturbar y a destrozar a Arif por dentro, cada vez más triste y atormentado. Él no dudará en confesárselo a Enver, pero el sastre le pedirá aguantar un poco más con toda esta mentira.

Sirin entra en la habitación de Bahar instantes antes de que ambas vayan a quirófano. Ha llegado el día: va a donar su médula a su hermana y, así, salvará su vida. Sin embargo, no todo va a ser tan idílico. Sirin vuelve a demostrar a Bahar que sus buenos propósitos de hermana buena son sólo una fachada. En sus últimas palabras antes de la operación, quiere pedirle disculpas pero no tarda en mostrar su verdadera cara y en recordarle a Sarp.

La donación de médula de Sirin a Bahar ha sido un éxito. ¡La vida de Bahar está salvada! Ahora sólo tiene que guardar reposo y recuperar fuerzas. Su sonrisa lo dice todo cuando se abren las puertas de su habitación y su familia puede verla desde la distancia. En contraste, Sirin despierta de la anestesia con su humor habitual, pensando mal de sus padres y acusándoles de estar más pendientes de Bahar que de ella. Una vez más, es la cara opuesta a su hermana.

Sarp no puede esperar más para ver a Bahar y decide ir al hospital. No le importa que su vida corra riesgo, que Nezir esté detrás de él, tampoco los sentimientos de Piril, ni el chantaje de Sirin. Está decidido a ver cumplido el deseo que anhela desde que supo que estaba viva. Cuando llega al hospital, se encuentra con Ceyda. Es quien se ha quedado a pasar la noche para cuidar de Bahar. Aunque al principio se opone a satisfacer a Sarp, finalmente acaba cediendo. Ceyda abre la puerta. Y, tras comprobar que Bahar está dormida, permite a Sarp que se asome. El momento que tanto anhelaba ha llegado.

Ceyda decide llamar a Hatice y Enver para informarles de que Sarp ha visto a Bahar cuando ésta dormía. También Sirin se entera. Y decide irse a su habitación para exteriorizar su rabia. Sarp ha incumplido su parte del trato, y Sirin va a empezar a vengarse. Le escribe por el móvil… y le manda unas imágenes. Sin embargo, Sarp se ha dejado su móvil encima de la cama. Cuando llegan los mensajes, lo escucha Piril. Al ver que son varios, sucumbe a la curiosidad. Lo que descubre cambiará su percepción de su marido… para siempre.

Nezir ha conseguido dar con la casa del lago en la que se esconden Sarp y Piril. Y sus hombres la han asaltado a punta de pistola. Han perpetrado una masacre y nadie ha sobrevivido. Esta dantesca imagen es la que Sarp se encuentra a su regreso del hospital, donde al fin ha visto a Bahar. Él se ha salvado de esa muerte segura gracias a esa salida. ¿Y Piril? Sarp se teme lo peor y entra en la casa para buscarla, a ella y a sus hijos pero no están… ¿Dónde han ido?

Deja un comentario