BUSCAR

Inteligencia General vs Inteligencias Múltiples

Inteligencia General vs Inteligencias Múltiples

¿Quieres saber cuántas inteligencias tienes?. Unos investigadores sostienen que hay una inteligencia general y otros, dicen que tenemos ocho. La polémica está servida.

 

Cómo mantener tu cerebro en forma

5 consejos para evitar y paliar las migrañas

Hay personas que piensan que la inteligencia está relacionada con sacar buenas notas, solucionar problemas, usar un lenguaje culto o hacer cálculos matemáticos con exactitud y rapidez. La cosa no es tan sencilla. Stephen Hawking la definía como la capacidad de adaptarse a los cambios, así como Jean Piaget, que decía que los seres humanos utilizamos la inteligencia para adaptarnos al medio en el que vivimos.

inteligencia

Nos encontramos ante una de las disputas científicas más interesantes y encarnizadas. A un lado del cuadrilátero tenemos a científicos de la inteligencia como Roberto Colom (Catedrático de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid) que defiende que tenemos una inteligencia única y, en el otro, a Howard Gardner (Profesor de Cognición y Educación de la Universidad de Harvard y Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, 2011), que desde 1983 esgrime que poseemos inteligencias múltiples.

Inteligencias múltiples

Gardner sostiene que tenemos ocho tipos de inteligencias —lingüística, lógico matemática, espacial, físico cinestésica, musical, interpersonal, intrapersonal, naturalista y espiritual—que os voy a explicar brevemente.

  • En primer lugar, nos encontramos con la inteligencia lingüística, que está relacionada con la capacidad para usar el lenguaje para comunicarnos, no solo mediante el habla, sino también, con la escritura, la escucha, la lectura y los gestos. Las personas que tienen más desarrollada esta inteligencia les resulta sencillo utilizar las palabras en todos sus formatos para expresar lo que sienten y piensan.

inteligencia

  • Con respecto a la lógica matemática se refiere a la capacidad de las personas que les resulta sencillo trabajar con números, establecer relaciones entre ellos, resolver secuencias y utilizar la lógica.
  • ¿Es fácil para ti pensar en tres dimensiones, resolver rompecabezas y laberintos, leer mapas y no se te escapan los cambios y los detalles por mínimos que sean? Entonces, lo tuyo es la inteligencia espacial.
  • Si disfrutas utilizando tu cuerpo para expresar y comunicarte, te gusta moverte, toquetear las cosas y modelarlas, hablar por los codos, practicar deporte o bailar; te chifla ejercitar el equilibrio, la fuerza y la velocidad de tu cuerpo. En este caso, la inteligencia físico cinestésica rige tu vida.
  • Cuando hablamos de inteligencia interpersonal nos referimos a la capacidad de entender a las personas, de mediar en conflictos, de percibir los sentimientos y necesidades del otro. Las personas que tienen más desarrollada esta capacidad se comunican con eficiencia, hacen amigos con facilidad, organizan y lideran. Trabajan muy bien cooperando, ayudando, comprendiendo el estado de ánimo de los demás y logran percibir con facilidad los cambios de humor y las motivaciones de las personas que les rodean.
  • ¿Te gusta escucharte, entender tus motivaciones, te conoces? Si sueles utilizar tus fortalezas y debilidades para guiar tu vida, es que tu inteligencia intrapersonal está por las nubes.
  • Si eres muy sensible a la protección y buena utilización de la naturaleza y de los recursos que nos da, estás muy implicado en el entorno que te rodea y te sientes muy a gusto en el mundo natural, lo tuyo es la inteligencia naturalista.

inteligencia

  • He dejado para el final, la inteligencia más controvertida, la espiritual. Consiste, según Antunes (2000) en la entrega de los demás por encima de los intereses personales.

Según Gardner todas las personas necesitamos los ocho tipos de inteligencias para convivir y desarrollarnos en nuestro mundo, pero no todos las poseemos en las mismas proporciones, ni las tenemos desarrolladas por igual. Él cree en el esfuerzo, en la práctica y en los recursos que tenemos para potenciarlas.

Ahora el reto está en la escuela: ¿Podemos aprender las mismas cosas, pero de distinta manera? ¿Cómo nos resulta más fácil aprender algo? Ahí, está la clave.

Como científico/a de tu propio cuerpo, ¿tú qué opinas? ¿Te has reconocido en alguna de estas capacidades?

Fuentes:

  • Karina Lizano Paniagua y Mónica Umaña Vega. “LA TEORÍA DE LAS INTELIGENCIAS MÚLTIPLES EN LA PRÁCTICA DOCENTE EN EDUCACIÓN PREESCOLAR”

Revista Educare Vol. XII, N° 1, 135-149, ISSN:1409-42-58, 2008

  • Programa Redes 114, De las Inteligencias Múltiples a la Educación Personalizada. Eduardo Punset.

2 Comentarios

  • Maria 20/04/2018 13:18

    A mi me gustaría aprender de manera instantánea, como si fuese un disco duro o un ordenador al que le cargan toda la información que necesita o quiere. Sería genial poder aprender así un nuevo idioma, o el de siempre que tanto nos cuesta, a tocar algún instrumento musical, dibujar, las materias escolares o de la universidad en su día. En fin , suena un poco a vaguería pero estoy convencida que a más de uno le gustaría tener este superpoder de poder aprender así. Y ahora concluyo, lo más parecido a esto último es cuando se disfruta del proceso de aprendizaje. Y esto se consigue o por lo menos así lo dicen los expertos y tiene sentido cuando se hace de manera natural según la inteligencia que tengamos dominante. Porque está claro que el mismo método no funciona igual para todo el mundo. Lástima que no se utilice en las escuelas, serían mucho más eficientes.

  • Blanca 26/04/2018 11:10

    Así es María. Ya existen iniciativas en materia escolar que contemplan otras formas de enseñar, más dinámicas y participativas, donde los chavales experimenten y construyan sus propios contenidos partiendo de un objetivo.
    Con respecto a nuestra forma de aprender, efectivamente somos más complejos que el disco duro de un ordenador, porque además entran en juego las emociones, así como otros muchos factores. Ese es el gran reto de la inteligencia artificial: que sus robots puedan emocionarse como nosotros. El futuro —no tan lejano—lo dirá. Un afectuoso saludo

Deja un comentario