BUSCAR

‘Dos años y un día’, protagonizada por Arturo Valls, estreno en ATRESplayer PREMIUM

‘Dos años y un día’, protagonizada por Arturo Valls, estreno en ATRESplayer PREMIUM

ATRESplayer PREMIUM estrena este domingo 3 de julio su nueva serie original, ‘Dos años y un día’ protagonizada por Arturo Valls junto a Adriana Torrebejano, Amaia Salamanca, Fernando Gil, …

‘ACI: Alta Capacidad Intelectual’ Capítulo 4: Morgane salva la vida a Adam

“New Amsterdam” Temporada 4 Capítulo 2: We’re in This Together

Atresmedia estrena este próximo domingo, 3 de julio, su nueva producción original ‘Dos años y un día’. Protagonizada por Arturo Valls es una comedia que narra la caída en desgracia de un famoso y querido actor y presentador que es condenado a cumplir una pena de dos años y un día por un delito de ofensas religiosas por un inocente, pero desafortunado, chiste.

Adriana Torrebejano, Amaia Salamanca, Fernando Gil, Michael John Treanor, Javier Botet, Manuel Galiana, Santi Ugalde, Paco Churruca, Nene y Jorge Rueda, entre otros, completan el reparto de la ficción, que tendrá una primera temporada de seis episodios.

Dos años y un día © Atresplayer
Dos años y un día © Atresplayer

‘Dos años y un día’, producida por Atresmedia Televisión en colaboración con LACOproductora, Estela Films, Pólvora Films y Globomedia (THE MEDIAPRO STUDIO), es una serie creada y escrita por Raúl Navarro, Miguel Esteban, Sergio Sarriá y Luimi Pérez y estará dirigida por Raúl Navarro y Ernesto Sevilla. Montse García, Jorge Pezzi, Arturo Valls y Félix Tusell son los productores ejecutivos de esta ficción del sello SERIES ATRESMEDIA y Lucía Alonso-Allende es la coproductora ejecutiva.

Más allá de nuestras fronteras, ‘Dos años y un día’ también estará disponible fuera de España a través de ATRESplayer PREMIUM Internacional.

Sinopsis

Dos años y un día © Atresmedia Player
Dos años y un día © Atresmedia Player

Carlos Ferrer es un actor, cómico y presentador de éxito con una vida perfecta hasta que 18 fatídicos segundos la cambian para siempre. Su aparición en el pregón de Carzuelo de la Frontera vestido de la Virgen del Cierzo, como un paso de Semana Santa, desata la indignación de la asociación de abogados costaleros, que lo denuncian por un delito contra los sentimientos religiosos.

La querella se admite a trámite y el juez, devoto de la Virgen de su pueblo y también costalero, lo condena a prisión. Ahora, Carlos debe adaptarse a su nueva vida en la cárcel donde tendrá que pasar dos años y un día.

Dos años y un día © Atresmedia Player
Dos años y un día © Atresmedia Player

Capítulo 1.- Módulo de entrada

Carlos Ferrer, el famoso actor y presentador del concurso Verdadero o Falso, es condenado a 2 años y un día en prisión por culpa de una broma religiosa. En sus primeros días en la cárcel tendrá que lidiar con sus nuevos compañeros, con Laura, la excéntrica directora del centro y, sobre todo, con la imposibilidad para dormir en su triste celda. Y por si eso fuera poco, Carlos se ve obligado a dirigir el grupo de teatro del centro.

Capítulo 2.- Celda de aislamiento.

Mientras comienzan los ensayos de la obra de teatro, Carlos intenta evitar encontrarse con su némesis, “el Rubio”, pero una cárcel no tiene demasiados sitios donde huir, y tendrá que enfrentarse a él de la forma más insospechada. Además, el capellán de la prisión, Don Jaime, recibe una fiesta de despedida ante su inminente puesta en libertad. Pero Adolfo no ve claro el futuro de Don Jaime…

El Reparto

Arturo Valls es Carlos

Carlos es un actor y presentador de concursos que lleva doce años disfrutando del cariño del país. Hasta que una broma en el pregón de los carnavales de un pueblo provoca una demanda contra los sentimientos religiosos y una condena a 2 años y un día de prisión.

Una vez dentro, Carlos lo único que quiere es que los días de condena pasen rápido, pero todo cambiará cuando le obliguen a dirigir el grupo de teatro de la prisión. Carlos es gracioso, un poco torpe, y con buen corazón.

Adriana Torrebejano es Laura

Laura es la directora de la cárcel. Joven, idealista, naif, quiere cambiar las cosas, cambiarlas de verdad. Para ello, no duda en pintar la cárcel con colores agradables o colocar un jardín zen en la celda de castigo para ayudar en la reinserción de los presos.

Ella será quien “convenza” a Carlos para dirigir el grupo de teatro, y le ayudará en todo lo que pueda. En parte, porque es un preso y ella solo quiere lo mejor para los reclusos, pero sobre todo porque hace años participó en el concurso de Carlos y es su mayor fan.

Javier Botet es Adolfo

Adolfo es el compañero de celda de Carlos. Como preso de confianza, su única misión será evitar que se suicide. El problema es que Carlos no se quiere suicidar, o eso dice, pero Adolfo nunca se lo acaba de creer. Será el cicerone de Carlos, le explicará con paciencia los entresijos de la cárcel y le acompañará en su día a día para evitar que se meta en problemas.

Michael John Treanor es el Rubio

El matón de la cárcel. Dos metros, exboxeador, delincuente y capillita: el Rubio es lo peor que le podía pasar a Carlos. Es el preso al que todos temen, y Carlos no iba a ser menos, sobre todo por el tatuaje enorme de la Virgen en su pecho. Una cárcel no es un lugar donde resulte fácil esconderse, y Carlos se verá obligado a enfrentarse al Rubio e intentar salir vivo.

Amaia Salamanca es Verónica

Es la novia de Carlos. No estaban pasando por el mejor momento cuando él entró en la cárcel, pero Carlos tiene la esperanza de que ella le espere y arreglar las cosas. Verónica, sin embargo, le será infiel a la primera de cambio con un compañero de trabajo y empezará a citarse con el archienemigo de Carlos: Juanra Bonet.

Fernando Gil es Carlos

El otro Carlos de la cárcel, uno de los guardias, y la peor pesadilla del protagonista. Odia que Carlos esté en una cárcel pija, odia que tenga el trato de favor de la directora, y, en general, odia a todo ser viviente. Nunca pierde la ocasión de sacar la porra, y lo que más le gustaría en el mundo es que Carlos cometiera un error. Algo que no parece difícil que ocurra.

Manuel Galiana es Don Jaime

Preso afable y educado. Toda una institución en la cárcel. Está a punto de salir en libertad, pero por solidaridad con sus compañeros, enfatiza lo perdido que va a estar sin ellos fuera de prisión. Adolfo interpreta estas palabras a su manera y teme que el hombre, al estar tan solo, se suicide nada más pisar la calle. Para evitarlo, trata de que le alarguen la condena.

Deja un comentario