BUSCAR

La conversación entre los duques de Sussex y los de Cambridge, según una lectora de labios

La conversación entre los duques de Sussex y los de Cambridge, según una lectora de labios

Una lectora de labios ha escenificado la última conversación entre los duques de Sussex y los de Cambridge, durante su tenso reencuentro en la misa el Día de la Commonwealth.

Meghan Markle y Kate Middleton: Duelo de estilo en el último acto oficial de los Duques de Sussex

El príncipe Harry «pillado» en una broma hablando de su familia

El pasado lunes, en la abadía de Westminster con motivo de la celebración de la misa por el Día de la Commonwealth, el príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle, vivían un «tenso» reencuentro con el príncipe Guillermo y su esposa, Kate Middleton.

Las cámaras situadas en el interior de la abadía eran testigos de este momento en el que los duques de Cambridge no se acercaron a los duques de Sussex, que ya estaban sentados, a su llegada.

Duques de Cambridge © royalfamily/Instagram
Duques de Cambridge © royalfamily/Instagram

Los duques de Cambridge estaban de espaldas a las cámaras cuando les saludan, así que es imposible saber con certeza qué se dijeron exactamente, aunque Meghan Markle les saluda con un amable y suave «Hey!».

Duques de Sussex © royalfamily/Instagram
Duques de Sussex © royalfamily/Instagram

Sin embargo, una vez el príncipe Guillermo y su esposa se han sentado, el príncipe Harry se dirige a Meghan y le dice con cierto abatimiento: «Únicamente me ha dicho ‘Hola, Harry’; eso es todo», a lo que Markle responde asintiendo sin perder la sonrisa consoladora para su marido.

Duques de Cambridge © royalfamily/Instagram
Duques de Cambridge © royalfamily/Instagram

Su hermano mayor, sin embargo, no parece tan preocupado por su reencuentro como Harry. El príncipe Guillermo se mostró intranquilo por otro tema, según la lectora de labios.

«Todo este asunto del apretón de manos es un poco extraño. Vamos a tener que ponernos un montón de gel de manos después de esto«, le decía el príncipe a su esposa, preocupado por la forma de protección ante el coronavirus.

Al finalizar la misa, con un metro de separación entre ellos, salían de la abadía y se metían en sus respectivos coches. 

Deja un comentario