BUSCAR

Cerebro contra máquina: ¿Amigos o enemigos?

Cerebro contra máquina: ¿Amigos o enemigos?

La conexión entre cerebro y máquina es una realidad. En este post os vamos a hablar de los implantes cerebrales. Suena a ciencia-ficción, pero son una realidad y una gran esperanza para aliviar muchas enfermedades.

En tu cerebro habita un reptil

¿Es capaz la luna de influir en nuestro cerebro?

En el año 2016 científicos de la Universidad de Pittsburg consiguieron que una persona tetrapléjica lograra ejecutar siete tipos de movimientos con una prótesis de brazo mediante un implante cerebral en la corteza motora (gracias a ella podemos generar, mantener y finalizar nuestros movimientos) de su cerebro.

cerebro maquina

¿Cómo lo lograron? Pues, este paciente ordenaba mediante el pensamiento un movimiento concreto, como por ejemplo, agarrar un vaso. Los electrodos del implante recogían esta orden y la transmitían al brazo protésico. Una maravilla, ¿verdad?

Pero, la maravilla no se queda ahí. Pensaron que la propia prótesis podría también participar, devolviendo información al cerebro de las personas. ¡Y lo consiguieron!

El equipo de Robert Gaunt (ingeniero biomédico y neurocientífico) consiguió que otro paciente tetrapléjico pudiera sentir el tacto mediante unos implantes cerebrales colocados en su corteza somatosensorial y conectados a los dedos de un brazo cibernético. Los sensores colocados en los dedos artificiales mandaban señales eléctricas a la zona de la corteza somatosensorial encargada del tacto en ese dedo concreto, simulando una sensación táctil.

La corteza somatosensorial es una zona cerebral específica que recibe e interpreta toda aquella información que proviene del sistema táctil.

cerebro maquina

Este tipo de tecnología puede aplicarse a enfermedades como el Parkinson, el Alzheimer o la epilepsia, entre otras.

En el año 2017, el Servicio de Neurocirugía del Complejo Hospitalario Universitario de Cáceres junto con el apoyo técnico del equipo de Neurocirugía Funcional del Hospital de Santiago de Compostela, realizaron el implante de un estimulador cerebral profundo para tratar la enfermedad de Parkinson en un paciente.

Los resultados son prometedores; olvidémonos de la lucha “Cerebro contra Máquina” y visionemos un futuro donde la mente y la tecnología pueden ser grandes amigas.

Deja un comentario