BUSCAR

Ya vienen los Reyes

Ya vienen los Reyes

Incertidumbre y Desempleo

reyes-4

… Y no hace falta que vengan cargados para darnos una alegría

reyes-8Muchos padres se han pasado las últimas semanas tomando nota de la carta a los Reyes. Algunos se han dejado llevar por el instinto, otros han seguido al pie de la letras las peticiones, y los más se saben ya el catálogo de las principales jugueterías.

La noche del cinco de enero los más pequeños se irán a dormir con ilusión, pero no sabemos qué sucederá el seis de enero: ¿habremos acertado? ¿disfrutarán realmente del juguete? ¿era adecuado a su edad?…

reyes-7Que el regalo más caro no siempre es el más querido es algo que hemos experimentado como niños y también como adultos. Muchas veces la sofisticación no es lo que hace que un juguete nos emocione; otras la simpleza nos aburre enseguida.

Sin duda, resulta cada vez más complicado orientarse en el mundo del juguete y los que ahora son niños tienen preferencias e intereses diferentes a las que teníamos nosotros.

Para orientar un poquito las compras de última hora y que la frustración no aparezca al desenvolver, aquí os dejamos algunas claves.

MENOS PUEDE SER MÁS

reyes-10Desde siempre ha habido niños que, abrumados por la cantidad de regalos, no disfrutaban realmente de ninguno.

Actualmente, hay una especie de consenso de expertos, que nos dice que tres regalos para cada niño es un número más que aceptable. No se trata de seguir a rajatabla esta consigna, sino de que tengamos claro que no hay por qué sembrar la base del árbol de regalos. Esto puede hacer que la ilusión decaiga y no se centre tanto el un regalo especial como en el número de cosas nuevas que poseo. Está claro que educar en el exceso, y más en los tiempos que corren, es algo irreal y puede ser perjudicial.

DECIDIR SIN SUFRIR

 reyes-11Cuando reflexionamos sobre la educación de nuestros hijos, todos tenemos ideas claras, líneas rojas y también preguntas que no sabemos responder. Para muchos puede ser prioritario dar una educación no sexista, potenciar el aprendizaje de idiomas extranjeros, favorecer la motricidad, procurar su buen desarrollo social…

Al escoger un juguete esta Guía de Cómo Quiero Hacer las Cosas está presente. Pero ¿qué sucede cuando choca con los deseos del niño? Bueno, pues como suele ser, merece la pena evaluar y desdramatizar.

Si están deseando recibir, por ejemplo, una muñeca que a nosotros nos parece sexista o sexualidad, como muchas de las que hay en el mercado, podemos plantearnos escoger otra opción. O también podemos regalarla, sabiendo que un solo juguete no determinará la personalidad de nuestro hijo ni dará al traste con su educación. Todo depende de la intensidad del choque. Desde luego, si consideramos que el juguete no es adecuado, es mejor no regalarlo, pero tampoco hagamos un drama por las preferencias de los pequeños.

EL BUEN JUGUETE NO ES SOLO UNA COSA

reyes-3También en relación a esto último, debemos tener claro que el buen juguete ofrece experiencias y oportunidades de aprender, no es solamente una posesión.

Cuando valoramos si un juguete es adecuado podemos imaginar qué hará el niño con él: ¿jugará solo o acompañado?, ¿con sus padres o con niños de su edad?, ¿le servirá para imaginar o se limita a lo que es?, etc.

Responder a estas preguntas nos dará mucha información, a parte de la que podamos conseguir de la propia descripción del juguete o del profesional que nos lo venda.

ANTE TODO

reyes-2Debemos detenernos a leer las instrucciones y recomendaciones del fabricante, así como las especificaciones que nos puedan dar los vendedores.

Deben ser seguros y pensados para la edad del niño. Un rango de edad adecuada nos dice que el niño podrá disfrutar y beneficiarse de ese juguete.

Atención: el sello de la CE es imprescindible para asegurar que ha pasado todos los controles de seguridad.

La diversidad de regalos es siempre un acierto. Estimulemos a los niños con diferentes posibilidades.

reyes-9Y para acabar, una recomendación para tíos, abuelos y amigos que quieran regalar juguetes a los niños de la familia: preguntad a los padres. Si un padre estima que no es conveniente un juguete, por mucho que lo desee el niño, y se lo regalamos nosotros, estamos desatendiendo su criterio y su potestad. Nunca es una buena idea, aunque estemos pensando en el niño.

Os deseamos a todos un feliz Año Nuevo y un feliz día de Reyes. ¡Feliz 2016!

Estamos a vuestra disposición en clavepsicologia@gmail.com

Elena Sánchez- Porro Frías e Irene Albert Cebriá.

Deja un comentario