BUSCAR

Cómo triunfar en una entrevista de trabajo: Parte 2

Cómo triunfar en una entrevista de trabajo: Parte 2

En el post de ayer, pusimos el acento en lo que expresábamos a través de nuestra indumentaria, nuestras características físicas y nuestro lenguaje gestual en una entrevista de trabajo y cómo estos tres factores pueden influir en la interpretación que haga el entrevistador de nuestras palabras. Es importante empezar a tomar conciencia de esta comunicación no hablada, y que practiquemos.

Cómo combatir la ansiedad

Empecemos describiendo diferentes significados que podemos ofrecer con cada uno de estos factores.

1. Vestimenta

En una entrevista laboral es conveniente elegir un look discreto adaptado a la empresa, sea esta más formal o informal, con telas lisas, evitando estampados y con la mínima cantidad de joyas. Aseguraos de ir bien aseados, moderando el maquillaje y la colonia. En definitiva, apostando por el minimalismo. De esta manera conseguiremos transmitir profesionalismo, seriedad y mayor credibilidad.

Comunicación no verbal en la entrevista de trabajo: 2ª Parte

2. Características físicas

 

Independientemente de si somos más finos, gruesos, rubios, morenos, etc. es importante que nos sintamos agusto con nuestro cuerpo; para ello es necesario que lo cuides, valores tu atractivo y potencies tus cualidades. Cuando descubras eso que te hace único actuarás con naturalidad y confianza en relación a tu cuerpo, transmitiendo tu autoestima en la fluidez de tus gestos.

Comunicación no verbal en la entrevista de trabajo: 2ª Parte

3. Lenguaje gestual

Como en todo, los extremos no son muy recomendables. Es importante que nuestros gestos denoten seguridad en nosotros mismos y confianza, pero no de forma excesiva, ya que lo único que puedes conseguir es que te cataloguen como alguien chulesco y/o prepotente. La gran clave sería: proyectar naturalidad. Ser quien realmente somos, sin el miedo a que si no actuamos de determinada manera no nos darán el puesto. Piensa que si no es ése, será el próximo.

En el momento de conocer a tu entrevistador, da la mano con firmeza pero sin estrujar la suya y sonríe de forma relajada, de este modo facilitaremos la conexión con el entrevistador transmitiendo seguridad y apertura.

 

Otros gestos que reflejan una imagen positiva de nosotros (confianza en ti mismo, educación y respeto, comodidad con la situación, interés, sinceridad) son: enseñar las manos abriendo algo las palmas. Mantén una distancia de al menos 1 metro, evitando invadir el espacio personal de la otra persona. Cuando te hable el entrevistador, asiente con la cabeza, de vez en cuando sonríe y mírale a los ojos aunque no intensamente porque puede confundirse con seducción. Mantén en tu asiento una postura erguida y relajada, pero recuerda los excesos, evita que te califiquen como alguien arrogante.

Comunicación no verbal en la entrevista de trabajo: 2ª Parte

¿Qué debemos evitar?

Es normal que cuando nos enfrentamos a una entrevista queden evidenciados nuestros nervios, pero estos tienen un lado positivo por raro que parezca: demuestran interés por el puesto. Pero también es necesario que demostremos que los podemos controlar evitando ciertos gestos, que con un poco de práctica conseguiremos dominar. Procura no apretar contra el pecho tu bolso, abrigo o carpeta. Evita jugar con algún objeto entre tus dedos, así como golpearlos en la mesa. Tocarte la cara, el pelo o pellizcarte reflejan inseguridad y miedo, además de apoyar la mano en tu barbilla, lo que denota falta de interés. Balancearte en tu asiento, mover constantemente tu pierna o mirar el reloj transmiten impaciencia y nerviosismo.

Comunicación no verbal en la entrevista de trabajo: 2ª Parte

Para terminar con la entrada de hoy, creemos necesario recordar que al igual que es importante ensayar la entrevista, también es importante ser flexibles, teniendo presente que si las cosas no salen como teníamos pensado, aprenderemos para una próxima vez. No os desaniméis.

Deja un comentario