BUSCAR

Natalia Sánchez se emociona al explicar cómo fue el primer encuentro de sus hijos

Natalia Sánchez se emociona al explicar cómo fue el primer encuentro de sus hijos

Natalia Sánchez se emociona al explicar cómo fue el primer encuentro de sus hijos Lia y el pequeño Neo.

Natalia Sánchez y Marc Clotet presentan a su segundo hijo

Felicitaciones y abrazos virtuales de los famosos el Día de la Madre

El pasado 19 de mayo Natalia Sánchez se convirtió en madre por segunda vez junto a Marc Clotet tras el nacimiento de su pequeño Neo.

Marc Clotet y Natalia Sánchez con su hijo Neo © Instagram
Marc Clotet y Natalia Sánchez con su hijo Neo © Instagram

A través de sus redes sociales, la actriz ha querido compartir con sus seguidores cómo fue el inolvidable y emotivo momento en el que sus dos hijos se conocieron.

Al llegar a casa del hospital, Marc fue a recoger a Lía a casa de sus ‘avis’. Yo esperaba en el salón de casa, impaciente, como una niña la noche de Reyes“, comienza escribiendo la actriz junto a una bonita fotografía con sus dos hijos.

Neo dormía en la habitación para que yo pudiera recibir a Lia. Nada más escuchar la cerradura de la puerta rompí a llorar…’¡Empezamos bien!’ pensé. Estaba tan nerviosa y emocionada a la vez… Era la primera vez que me había separado de ella 24h desde que nació y, claro, ella estaba tan contenta pero yo pensaba que, para entonces, ya me habría dejado de querer y me odiaría, por supuesto, por haber tenido otro hijo (si, así de melodramáticas somos algunas…)“…

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Lia, este es Neo✨He vivido pocos momentos tan emocionantes como este. Al llegar a casa del hospital, Marc fue a recoger a Lia a casa de sus “avis”. Yo esperaba en el salón de casa, impaciente, como una niña la noche de Reyes y Neo dormía en la habitación para que yo pudiera recibir a Lia. Nada más escuchar la cerradura de la puerta rompí a llorar…¡Empezamos bien! pensé.🤦‍♀️ Estaba tan nerviosa y emocionada a la vez… Era la primera vez que me había separado de ella 24h desde que nació y, claro, ella estaba tan contenta pero yo pensaba que, para entonces, ya me habría dejado de querer y me odiaría, por supuesto, por haber tenido otro hijo (si, así de melodramáticas somos algunas…🤷‍♀️). Cuando atravesó la puerta del salón y la vi… Dios mío…¡QUÉ MAYOR! De pronto era una niña enorme, altísima, que ¡bien podría estar llegando de la universidad!(insisto, el melodrama es lo mío.🤦‍♀️). Según me vio, vino corriendo a mi pecho. Me miró y, sin soltar el pecho (claro), me sonrió como si nada hubiera pasado…¡Bien! ¡Me sigue queriendo! pensé. Y volví a llorar. Las dos reímos. Mi niña…tan grande y tan pequeña a la vez… Tras tener nuestro momento le dije que en la habitación estaba Neo y que le había traído una muñeca muy bonita (la idea era que la llegada de Neo no fuera la única “novedad” del día así que cogimos la más hortera que encontramos en la tienda del hospital 🤷‍♀️)”¿Quieres ir a la habitación a conocerles?” Ella asintió emocionada. Al entrar en la habitación se quedó pasmada. Me agarraba la mano fuerte y no sabía muy bien a quién mirar, si a la muñeca o a Neo. Le dije: tú coge a la muñeca, yo cojo a Neo y vamos al sofá ¡corre! Aceptó. Ya en el sofá volvió a poner su atención en Neo. Se acercó, le tocó suavemente los pies y, en cuanto Neo se movió, ella quitó la mano corriendo y rió nerviosa. Supongo que no esperaba que ese “muñeco” se moviera y estuviera calentito…Todos reímos(un poco nerviosos, también). Después, y por iniciativa propia, volvió a cogerle suavemente los pies, esta vez para darles un beso. Yo volví a llorar. Ya somos 4… Fin.❤️

Una publicación compartida de Natalia Sánchez (@natasanchezmol) el

Según me vio, vino corriendo a mi pecho. Me miró y, sin soltar el pecho (claro), me sonrió como si nada hubiera pasado… ‘¡Bien! ¡Me sigue queriendo!’, pensé. Y volví a llorar. Las dos reímos. Mi niña…tan grande y tan pequeña a la vez…“.

Después Natalia y Marc le explicaron que en la habitación estaba su hermano Neo y que le había traído un regalo, una muñeca muy bonita: “La idea era que la llegada de Neo no fuera la única “novedad” del día así que cogimos la más hortera que encontramos en la tienda del hospital”.

Según explica la actriz en ese momento Lia no sabía si fijarse en el bebé o en la muñeca así que su madre decidió tomar la iniciativa: “Ya en el sofá volvió a poner su atención en Neo. Se acercó, le tocó suavemente los pies y, en cuanto Neo se movió, ella quitó la mano corriendo y rió nerviosa. Supongo que no esperaba que ese ‘muñeco’ se moviera y estuviera calentito… Todos reímos (un poco nerviosos, también)“.

Después, y por iniciativa propia, volvió a cogerle suavemente los pies, esta vez para darles un beso. Yo volví a llorar. Ya somos 4…“, finaliza emocionada la actriz.

Deja un comentario