BUSCAR

Ernesto de Hannover acaba en el psiquiátrico por un enfrentamiento con la policía

Ernesto de Hannover acaba en el psiquiátrico por un enfrentamiento con la policía

Ernesto de Hannover acaba en el psiquiátrico por un enfrentamiento con la policía austriaca.

Ernesto de Hannover se recupera después de ser ingresado tras la boda de su hijo en Perú

Alessandra de Osma y Christian de Hannover, padres de mellizos

Según publica el diario alemán ‘Focus’, la noche del pasado miércoles, Ernesto de Hannover llamó por teléfono al departamento de policía de la localidad austriaca de Grünau im Almtal, donde posee una residencia de caza. En su conversación con los agentes les pidió ayuda porque alguien estaba intentando matarlo.

Ernesto de Hannover en la fiesta antes de la boda
Ernesto de Hannover en la fiesta antes de la boda

Poco después la policía y una ambulancia se presentaron en su domicilio. Sin embargo él no se encontraba allí, sino con una pareja que no sabía nada de lo que ocurría. Finalmente, le encontraron en su finca con una actitud agresivo y decidió echar a la pareja de su residencia, alegando que el hombre había atentado contra su vida porque no le daba su medicación. Debido a su alterado estado, los médicos le atendieron para tranquilizarlo, sin conseguirlo.

«Amenazando a los oficiales con un cuchillo afilado de 30 centímetros«

El príncipe acabaría «amenazando a los oficiales con un cuchillo afilado de 30 centímetros«, tal y como se recoge en el informe policial. El mismo medio añade que el ex marido de la princesa Carolina de Mónaco «golpeó a un agente en la cara». Y, tras el incidente, fue detenido e ingresado en la Clínica Vöcklabruck. Allí fue tratado en psiquiatría. También ha sido acusado de «amenazas peligrosas y daños corporales graves«. Además ha sido denunciado por «intento de daño corporal grave e intento de resistencia contra la violencia estatal«.

Tras la difusión de la noticia, Ernesto de Hannover ha dado su propia versión de los hechos en el diario austríaco ‘Kronen Zeitung’ donde ha explicado que los policías se mostraron violentos con él y que no estaba fuera de control, sino que «tenía un nivel muy bajo de azúcar en sangre y me sentía muy mal«. Cree que los agentes «estaban borrachos, al menos me dieron esa impresión. Luego me encadenaron a una ambulancia. No me dejaron salir por cinco horas«.

Después de los hecho, amenaza con presentar demandas contra el personal sanitario que lo atendió y contra los agentes de policía quienes, por su parte, piensan retirarle su licencia de armas.

Deja un comentario