Krys Pasiecznik

por Krys Pasiecznik

La flexibilidad puede que sea una de las cualidades físicas que menos entrenamos en el gimnasio o en el mundo del fitness. Pero no debemos olvidarnos de ella. A continuación os explicaré los beneficios de entrenar esta cualidad física.

Beneficios: Realizar con mayor facilidad todo tipo de movimientos; previene lesiones deportivas y mejoar la amplitud de movimiento de las articulaciones.
Muchas de las personas que entrenan flexibilidad, se “quejan” de ser poco flexibles y por eso abandonan en el intento. Vamos a repasar cuáles son los factores que afectan a la flexibilidad.

estiramientos-portada

Factores:
-Estructura de la articulación
-Edad
-Sexo
-Temperatura (Este factor es importante, ya que si la temperatura es baja el rango de movimiento se ve acortado, por lo que deberemos de ser más insistentes (y pacientes) a la hora de entrenar la flexibilidad.

Mejores ejercicios para trabajar la flexibilidad:

Torsión de espalda: Sentado en el suelo. Pierna derecha estirada. Dobla la izquierda y pásala por encima de la derecha. Coloca el brazo izquierdo por encima de la rodilla flexionada y presiona con el codo para hacer una torsión de espalda. Siente el estiramiento. Repite al otro lado.

Torsión de espalda

Flexión de cadera: Sentados en el suelo y con las piernas estiradas (sin doblar las rodillas) flexionamos el tronco intentando tocar los pies con nuestras manos (importante mantener la postura final unos segundos).

Flexión de cadera

Flexión de cadera

Muslos y cadera: Tumbado boca abajo. Flexiona una pierna y coge el pie con la mano del mismo lado. Tira de ella todo lo que puedas sin que el muslo se despegue del suelo. Cambia de pierna.

Lumbares: Tumbados boca abajo procedemos a levantar el tronco ayudándonos con las manos, acabando en una posición en la que dejamos las piernas pegadas al suelo y el tronco completamente despegado desde la cadera (mirada al frente).

Abductores: Este ejercicio es la clásica “mari- posa”. Sentados con los pies juntos y estos próximos a nuestra cadera, procedemos a “balancear” las piernas arriba y abajo, de tal modo que con el tiempo podamos ir aproximando más los pies a la cadera.

Zancada: Una pierna se adelanta, como en las zancadas normales, con la rodilla en 90 grados y la otra está estirada hacia atrás, pero apoyada en un banco o en una silla. Es difícil mantener la posición. Aguanta y cambia de lado.

Más sobre:
Descarga la APP de magazinespain en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestras noticias de actualidad sobre famosos, moda y belleza. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia como usuario. Si continúa navegando entendemos que está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y aceptando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies