BUSCAR

Empiezo en Enero

Empiezo en Enero

Se acerca el final de diciembre y, como es habitual, muchos escriben ya sus propósitos de Año Nuevo

en-enero-6

 

Entre los hits de cada enero tenemos dejar de fumar, comer más saludable o hacer ejercicio. También hay quien decide recuperar cosas que le hacían feliz en otro tiempo, como el estudio o salir más al campo. Otros emprenden grandes proyectos para su casa o para su familia.

en-enero-10Sea cual sea el objetivo perseguido, siempre hay mucha ilusión al formularlo, pero no es extraño que vayan perdiendo brillo a medida que pasan los meses. A veces simplemente no podemos compaginarlos con el resto de nuestra vida o una apretada agenda. Finalmente, recordarlos nos provoca vergüenza y esperamos que nadie nos pregunte qué ha sido de ellos.

Por nuestra parte, queremos romper una lanza a favor de la ilusión de este primer momento: pensar en el futuro y querer influir en él es algo tan humano como inspirador. Además, como ya expuso la filosofía, el cambio es constante e inevitable.

Por eso nos preguntamos ¿qué es lo que hace que fracasemos en el intento cuando estamos motivados y es bueno para nosotros? De la misma forma, ¿qué podemos hacer para que la motivación se mantenga constante?, ¿cómo podemos aumentar las posibilidades de alcanzar el éxito?

Párate a pensar

en-enero-9No hay que subestimar el momento en que elegimos qué nos proponemos cambiar. Puede que llevemos un tiempo pensando en nuestra salud, por ejemplo, pero no tengamos muy claro qué aspectos queremos cuidar, cómo lo haremos y qué queremos conseguir con ello.

Merece la pena pensarlo con detenimiento: nos centramos en una única cosa que nos precupe, la reformulamos en positivo, la desarrollamos y le damos con ello realidad. Un ejemplo podría ser: quiero dejar de fumar antes de marzo. Voy a acudir al médico para que me oriente al volver de las vacaciones. Seguiré sus indicaciones y este verano ya no seré fumadora.

Con este ejercicio no solo definimos mejor qué queremos conseguir, sino que vislumbramos el plan general, qué necesitaremos para lograrlo y cómo será el futuro cuando lo hayamos conseguido.

Recomendamos dejar por escrito estos objetivos y conservarlos en un lugar visible hasta lograrlos.

Selecciona

en-enero-11Dejar de fumar es en sí mismo un objetivo de bastante envergadura, complejo y para el que necesitaremos cierta ayuda. Aun así, mucha gente añade y añade otros objetivos a su lista de propósitos. Seguramente no haga falta llegar a febrero para descubrir que uno no puede implantar tantos cambios complejos y conscientes a la vez. Abandonar algunos supondrá con mucha probabilidad abandonarlos todos.

De nuevo, introduzcamos realidad en la ecuación: un par de cambios importantes que nos motiven son suficientes. Después tocará responsabilizarnos sobre cómo los vamos a llevar a cabo sin dejar de ser quienes somos, con nuestro tiempo libre, nuestros gustos, etc. Esto aumenta nuestras posibilidades de salir victoriosos.

Allana tu camino

en-enero-1Igualmente parémonos a pensar en cómo podemos ponérnoslo fácil. Por ejemplo: si mi objetivo es correr una hora todos los días por la mañana, pero me gusta despertarme tarde, no tiene sentido que reserve las nueve de la mañana para correr. Si me propongo correr a las doce es más probable que tenga éxito. También puedo recopilar mi música favorita para que sea un momento más placentero o cambiar mis viejas zapatillas por unas que no estén desgastadas. No es que se trate de comprar cosas que nos ayuden a alcanzar el objetivo, cosa que mucha gente hace, sino de poner las cosas a nuestro favor.

Prever los obstáculos del camino nos ofrece la oportunidad de sortearlos para seguir enfocados y motivados.

Los pequeños éxitos son combustible

en-enero-2Hemos dejado para el final un apartado que puede que tenga la clave para mantener la motivación. A medida que vamos trabajando aparecerán inconvenientes, complicaciones, cansancio… puede que nos sintamos incapaces de continuar. Este es un momento muy importante para echar la vista atrás y contar pequeños éxitos. Puede que no hayamos reparado en ellos hasta ahora, pero si hemos reducido de una cajetilla de tabaco al día a cinco cigarrillos ¿quién puede decir que no lo estamos consiguiendo? De la misma forma ¿recuerdas cuando te diste cuenta de que llevabas media hora corriendo?

Lo esencial es ser el detective de nuestros éxitos diarios: darnos cuenta de que se han producido, celebrarlos, comentarlos. Ellos tienen mucho que enseñarnos sobre qué funcionó y, por lo tanto, de cómo podemos repetirlo.

Feliz Semana de parte de Elena Sánchez- Porro Frías e Irene Albert Cebriá.

 

Deja un comentario