Tierra de Cabeza del Buey: Mi tierra - magazinespain.com
BUSCAR

Tierra de Cabeza del Buey: Mi tierra

Tierra de Cabeza del Buey: Mi tierra

Por Barbireando

Queridos lectores, el verano está ya en su momento álgido. Esto me trae recuerdos de cuando era niña y me quedaban pocos días para ir a uno de mis lugares de vacaciones preferidos: Cabeza del Buey.

Cuando llegaba el verano, mi abuela materna y yo teníamos la costumbre de marcharnos a su pueblo en un tren que ha ido evolucionando con los años. Al Principio nos llevaba horas interminables y, según pasaban los años, cogíamos una lanzadera del Ave que nos llevaba a Puertolllano y de ahí, ”la carraca» (como la llamábamos) o un tren súper antiguo, hasta nuestro querido destino: “Cabeza del Buey”… Aparecía al doblar una curva y mi corazón empezaba a palpitar. Era ver su skiline line y emocionarme muchísimo… Debo decir que aunque ya tengo unos años encima, sin duda hay cosas que no cambian y aún me sucede.

Casa Alfayales un lugar mágico en Poyales del Hoyo

Carmona, “La joya de la Campiña Sevillana”

Contaros que por parte de madre toda mi familia es caputbovense y extremeña, y me siento muy orgullosa de ello. Cabeza del Buey pertenece a la provincia de Badajoz y a la comarca de la Serena. Está muy cerca de la Siberia Española. Se remonta a la época Paleolítica por la cantidad de cuevas naturales que les servían de hábitat natural. De todas formas, será a partir de la tercera década del siglo XIII cuando este núcleo urbano comience a conocérsela por el nuevo nombre de “Cabeçalbuey”. 

Qué ver

Uno de sus lugares míticos es La Fuente en cuyo centro se encuentra situado un monumento emblemático del pueblo: Alegoría de Cabeza del Buey. Es conocida popularmente como «Fuente de la Jacinta«, conjunto realizado por el escultor Lopez- Arza . Desde aquí parten las principales arterias en las que desembocarán el resto de las vías secundarias. La avenida Ntra. Sra. de Belén, paralela al Parque Municipal, seguida de la calle La Cruz, que desemboca en la plaza de la Fuente. Está considerado su centro neurálgico. 

cabeza-del-buey-fuente

Uno de sus lugares más mágicos y en verano un verdadero oasis de verdor es el Santuario de Nuestra Señora de Belen.  Declarado de interés cultural por la Junta de Extremadura, es el monumento histórico-artístico mas importante de Cabeza del Buey y uno de los más relevantes de la comarca de la Serena. Situado a 11 Kms. de la población y 3 kms. de Almorchón, por la carretera EX-104, en el borde de la Serena,. Alberga la imagen de la Patrona de la localidad, Nuestra Señora de Belén. Sus orígenes datan del siglo XIII. Tras la Reconquista de la zona, el Castillo de Alomrchón pasa a la Orden del Temple, que construye en las inmediaciones la casa-cuartel, que tras la disolución de esta Orden en 1307, todas sus pertenencias pasan a manos de la Orden de Alcántara, estando habitado por monjes trinitarios descalzos en el año 1646.  Destaca su bello claustro de estilo románico y las celdas de los frailes. A partir de 1723 pasó a albergar la imagen de la Patrona de la localidad. 

cabeza-del-buey-ermita

La actual iglesia es de estilo barroco y se construyó en los siglos XVII y XVIII. En su interior además de la imagen de la Virgen, destacan una formidable verja de hierro y pinturas murales religiosas de gran valor artístico y religioso, restauradas en 1.995. Todos los años desde 1723, los vecinos visitantes de la localidad engalanan para la ocasión sus vehículos y van en romería al Santuario. 

cabeza-del-buey-ermita-interior

Desde niña cada verano con mi familia  peregrinábamos a este Santuario donde siempre he sentido una mezcla de miedo y misticismo cuando cruzaba sus puertas. Un patio central donde se ubicaban las celdas de los monjes, con un naranjo y un “santero” que te abría las puertas para disfrutar de ese espacio que con el calor que hacía fuera, era mágico su frescor.

El antiguo cuartel templario se ha transformado en un coqueto hotel rural capaz de aminorar el tiempo para acercarnos a la lejana época del medievo, cuando los monjes -guerreros de la Orden del Temple se instalaron en nuestras tierras. Ello sin menoscabar ni un ápice las comodidades que definen a un hotel confortable. Alrededor del claustro que organiza la primigenia construcción templaria se abren perimetralmente las habitaciones del actual hotel Gran Maestre.

En los aledaños del edificio principal se sitúa el restaurante. El hotel toma el nombre de la figura del gran Maestre o cargo que regía la orden investido de un poder casi omnímodo. Se trataba de un puesto electivo, recayendo la responsabilidad electiva sobre una parte de los miembros de la orden militar.

 

Aquí he podido disfrutar del descanso, del recogimiento y de una rica gastronomía sencilla, natural y acorde con los productos de la tierra. La materia prima de alguna de sus especialidades salen del cordero, como las chuletas o calderetas; del cerdo, alimentado con bellotas; de los productos silvestres como los espárragos trigueros, cardillos, achicorias o criadillas de la tierra. El aceite de oliva, el cordero y el queso de la Serena están presentes en las cocinas de Cabeza del Buey, cuya calidad ha traspasado fronteras regionales y nacionales. Los platos típicos como el gazpacho de invierno, paticallo, escabeches, ajo de coles, migas, salón de oveja, aceitunas en sosa y machás y dulces como borrachuelos y rosquillas… Y para mi algo maravilloso para mi paladar: las berenjenas en vinagre, que en casi todos los bares en verano las tienen de tapa.

“Olmos centenarios, orlan el recinto para que, bajo su sombra, el visitante pueda deleitarse con la quietud que procuran la leve brisa que sosiega el espíritu y con los sonidos siempre azarosos de la naturaleza que, a modo de banda sonora inédita, alivian las tribulaciones de la agitada vida cotidiana”.

Tantos recuerdos vividos, queridos míos, que hacen que me emocione mucho. Y me gustaría dedicarle este artículo a mi yaya Andrea y mi Tita Agustina, la primera con 90 años y la segunda con 92 años que siguen dejándome cada vez que nos vemos, momentos de sus vivencias en ese rincón que es y será siempre de mis preferidos en el mundo. 

Hasta la semana que bien y yo me quedo con estos recuerdos.

Hotel Rural Gran Maestre 
Carretera, EX-104, km 62, 06614 Cabeza del Buey, Badajoz
Teléfono: 649067253

2 Comentarios

  • Paula 19/07/2019 21:50

    Soy también caputbovense, me ha encantado el repaso y la descripción que has hecho del pueblo, comparto tus recuerdos y tus sentimientos. No dejes de ir. Muchas gracias

    • Barbara 02/08/2019 16:33

      Muchas gracias Paula por tus palabras. Que de sentimientos tan bonitos tiene Cabeza del Buey. Siempre que puedo me escapo aunque sea un día de pasada y recorro el pueblo. Un beso fuerte.

Deja un comentario