BUSCAR

Sylvester Stallone presume de sus “chicas”

Sylvester Stallone presume de sus “chicas”

Sylvester Stallone presumió de bella compañía, su esposa Jennifer Flavin y sus tres guapas hijas Sophia (18), Sistine (17) y la pequeña Scarlet (13), en el estreno de su última película en Los Ángeles: “Creed. La leyenda de Rocky”.

sylvester-stallone
Sylvester Stallone
sylvester-stallone-con-su-mujer-y-sus-hijas, presenta su pelicula creep
Sylvester Stallone con su mujer y sus tres hijas
sylvester-stallone-y-jennifer-flavin presentan creep
Sylvester Stallone y su esposa Jennifer Flavin

Sylvester-Stallone,-Sistine-Rose-Stallone,-Scarlet-Rose-Stallone-y-Sophia-Rose-Stallone presentan creep
Sylvester Stallone con su mujer y sus tres hijas Sistine Rose Stallone, Scarlet Rose Stallone y Sophia Rose Stallone
sistine-rose-stallone,-scarlet-rose-stallone-y-sophia-rose-stallone presentan su pelicula creep
Sistine Rose Stallone, Scarlet Rose Stallone y Sophia Rose Stallone
Carl-Weathers,-Sylvester-Stallone,-Jennifer-Flavin,-Sistine-Rose-Stallone,-Scarlet-Rose-Stallone-and-Sophia-Rose-Stallone
Carl Weathers, Sylvester Stallone, Jennifer Flavin, Sistine Rose Stallone, Scarlet Rose Stallone y Sophia Rose Stallone

Juntos forman la imagen de una familia feliz y unida que posa ante la cámara con la gracia y la profesionalidad que les caracteriza.
Presumiendo de sus cuatro “bellas” chicas, Sylvester Stallone, que no cabía en sí de orgullo, posó sobre la alfombra roja para el estreno de su última película “Creed. La leyenda de Rocky” en Nueva York.

“Creed. La leyenda de Rocky”

Adonis Johnson (Jordan) no llegó a conocer a su famoso padre, el campeón del mundo de los pesos pesados Apollo Creed, que falleció antes de que él naciera. Sin embargo, nadie puede negar que lleva el boxeo en la sangre, por lo que pone rumbo a Filadelfia, el lugar en el que se celebró el legendario combate de Apollo Creed con un prometedor y duro rival llamado Rocky Balboa.

Una vez en la ciudad del amor fraternal, Adonis busca a Rocky (Stallone) y le pide que sea su entrenador. A pesar de que este insiste en que ya ha dejado ese mundo para siempre, Rocky ve en Adonis la fuerza y determinación que tenía Apollo, su enconado rival que terminó por convertirse en su mejor amigo. Finalmente, acepta entrenarle a pesar de estar librando su propio combate contra un rival más letal que cualquiera a los que se enfrentó en el cuadrilátero.

Con Rocky a su lado, Adonis no tarda mucho en competir por el título… pero ¿será capaz desarrollar no solo la fuerza sino también el corazón de un verdadero boxeador a tiempo para subirse al ring?

Deja un comentario