BUSCAR

El síndrome de la princesa: Cómo ayudar a tu hija a evitarlo

El síndrome de la princesa: Cómo ayudar a tu hija a evitarlo

Puede que no lo encuentres en un libro de texto médico, pero muchas niñas sufren diariamente del Síndrome de Princesa (SP). ¿Qué es el Síndrome de la Princesa?. Te contamos cómo ayudar a tu hija a evitarlo

Cómo controlar tus emociones en tan sólo 5 pasos

«Aprender a vivir» – ¿Asignatura pendiente en la escuela?

Una niña que sufre de Síndrome de Princesa vive la vida como un cuento de hadas: se centra solo en las cosas bonitas, se pone a sí misma como el centro del universo y se obsesiona con su aspecto (incluso si solo se dirige al patio de recreo). Si bien esto puede ser divertido y caprichoso cuando una niña es pequeña, también puede darse en una mujer joven, lo que influye en su autoestima, su dependencia de los demás, cómo se cuida a sí misma y qué tan empoderada se siente en su vida.

Hay mensajes en todas partes donde se les presenta a las chicas que ser una princesa es la mejor y la única forma de ser. En la sociedad actual, con su enfoque en la apariencia, teniendo solo las mejores cosas y la necesidad de ser el número uno, es comprensible que las niñas tengan dificultades para descifrar los mensajes que observan.

sindrome de la princesa

Los padres a menudo tienen el concepto erróneo de que sus hijas pueden evitar verse afectadas por los mensajes que están recibiendo. Desafortunadamente, por muy bien intencionada que sea esta idea, se necesita una increíble cantidad de autoconfianza y autoconciencia para evitar ser seducido por estos mensajes.

La publicidad es increíblemente poderosa y nos impacta a todos en todas las edades. Esperar que tu hija, a los 3, 4 o 5 años de edad, entienda que la vida es mejor si tiene valores sólidos, buenos amigos y un estilo de vida saludable, en comparación con el estilo de vida de la princesa, no es realista. Depende de tí, como padre, combatir las presiones provenientes del exterior.

Por supuesto, no se trata únicamente de la apariencia y la imagen corporal deteriorada, al considerar el síndrome de la princesa. También es importante considerar los otros mensajes que su hija obtiene de la vida de cuento que crea. Ella puede aprender que no puede ser autosuficiente, y que tiene que confiar en un salvador para hacerlo todo mejor. Esto puede incluir amistades que son vagas y superficiales, novios que llegan a dictarle lo que puede y no puede hacer, y una falta de motivación interna porque ella «espera» que todo le llegue.

Ser una princesa tiene su lugar; pero, Y ¿ser una princesa que está facultada para crear su reino ella misma? Una opción mucho mejor.

Entonces, ¿qué puede hacer un padre/ madre para ayudar a su hija a crear la suya para siempre? Tu primer instinto puede ser tratar de proteger a tu hija de todas las influencias potencialmente negativas.

Desafortunadamente, esto es complicadamente imposible. En lugar de evitarlo, Es mejor enseñarle a manejar la presión y ayudarle a desarrollar una autoestima positiva, una imagen corporal realista y de autosuficiencia.

sindrome de la princesa

Como padre/ madre, puedes enseñarle a tu hija a reemplazar los «princesas» no saludables con «valores de heroína» positivos. Al comenzar la edad joven, puede preparar el escenario para su hija a medida que crezca.

¿Pero por dónde empezar?

Los cambios comienzan contigo como padre y madre. A medida que se vuelven más conscientes de los mensajes en los juguetes, la ropa y los programas de televisión, puedes comenzar a compartirlos con tu hija y enseñarle cosas que la ayudarán a crear una sensación de sí misma más positiva y fortalecida. A continuación, hay algunas habilidades para trabajar en el desarrollo con tu hija. Nunca es demasiado temprano (ni tarde) para comenzar. Lo importante es comenzar.

1. Medios de comunicación: Comienza ayudándola a formular preguntas sobre las cosas que quiere, por qué le gustan ciertas celebridades, por qué la apariencia puede ser tan importante. Ayúdala a desarrollar sus propias ideas sobre lo que significa ser fuerte, independiente y seguro, y buscar cosas similares dentro de los medios.

2. Enséñale los significados y los mensajes que puede transmitir con la vestimenta: Las faldas son cada vez más cortas; las partes superiores, cada vez más apretadas. Del mismo modo, la ropa que solía ser apropiada para adolescentes ahora la usan los alumnos de primaria. Comience enseñándole a su hija los mensajes que envía por la ropa que usa. Ciertamente no va a entrar en una discusión con su hijo de cinco años sobre lo sexy. Sin embargo, puede hablar sobre lo que podría ser más cómodo o fácil de usar cuando juegue con sus amigos, y qué tanto más divertido tendrá ese juego si se siente cómoda. Esto no significa frustrar la individualidad y el sentido del estilo de su hija. De hecho, puede significar promocionarlo. Ella está explorando quién es y divirtiéndose mientras lo hace. 

sindrome de la princesa

3. Ayúdala a encontrar su voz: Anima a tu hija a que hable y haga preguntas. Si ve algo que no le gusta, una muñeca o una camisa con un mensaje, respalda su decisión. Si ella viene a ti con una preocupación, tómate tu tiempo para hablar con ella. Con demasiada frecuencia las niñas evitan hablar por temor a dañar las relaciones que puedan tener. Cuanto más cómodas se sientan al hablar sobre sus sentimientos, y cuanto antes comience, es más probable que lo hagan a medida que se conviertan en adolescentes (que es cuando realmente quieren hablar).

4. Recuerda: no se requiere conformidad: a veces tu hija va a querer lo que otros niños tienen, simplemente porque lo tienen. Ceder a esta presión es fácil de hacer. Ayuda a tu hija a comprender que ser un individuo es bueno. ¡Anímala a abrazar sus diferencias e incluso a celebrarlas! Esto solo la ayudará a medida que crezca y desarrolle un fuerte sentido de sí misma, de sus gustos y aversiones y de cómo determinar qué hará o qué no hará.

A lo largo del desarrollo de tu hija, será atraída en muchas direcciones para actuar, pensar y comportarse de ciertas maneras. Como madre o padre, es importante usar tu influencia para ayudarla a elegir cosas que promuevan su capacidad de encontrar lo mejor de sí misma y luchar contra el encanto del síndrome de la princesa.

1 Comentario

  • Mabel 22/07/2019 20:57

    Me estoy enterando ahora que existe este síndrome. El de príncipe no existe?

Deja un comentario