BUSCAR

¿Qué hacemos esta tarde?

¿Qué hacemos esta tarde?

¿Qué hacemos esta tarde?… Los niños, las actividades extraescolares y el tiempo libre.

peques-extraescolares-13

Los que nos seguís sabéis que este es un tema que hemos tratado ya, al menos en parte. Y es porque observamos que es una preocupación habitual entre los padres: ¿estoy saturando a mi hijo?, ¿estoy desperdiciando su potencial.

peques-extraescolares-5

A la hora de planificar el nuevo año escolar solemos decidir qué harán nuestros hijos al llegar la tarde o el fin de semana. Primero, atendemos a lo que creemos que será necesario para que superen las asignaturas: si ha tenido notas bajas o suspensos en algunas asignaturas y nuestra economía nos lo permite, buscaremos unas clases particulares o una academia que, con un par de horas a la semana, haga que suba su rendimiento.

peques-extraescolares-6También hay muchísimos padres y hermanos que sacan tiempo de donde no lo hay para sentarse con sus hijos y hacer los deberes o ayudarles a estudiar. Como sabemos, la carga de deberes de los niños de nuestro país es, con mucha frecuencia, desmesurada, y cualquier chico de primaria tiene por delante dos o tres horas de trabajo – que no de estudio- cuando regresa a su casa. Y eso cuando las cosas van sumamente bien. Si se trata de explicar al niño algo que no ha comprendido durante la clase o de llenar las lagunas que quedan de cursos anteriores, el tiempo suele doblarse.

Aunque estamos dispuestos a hacer el sacrificio, ¿esto es justo para nuestros hijos? ¿Y para nosotros? ¿No sería mejor emplear ese tiempo en estar juntos de otras formas?.

peques-extraescolares-8No es raro ver padres tan estresados como sus hijos con la siguiente jornada laboral, esa que te está esperando en casa con los cuadernos sobre la mesa del comedor. Y lógicamente, a medida que aumenta la edad, también la complicación de sus tareas y aprendizajes. Cualquier padre se sentiría desbordado ante esto.

En un cercano segundo lugar quedan las actividades destinadas a potenciar la formación de nuestros hijos, sus habilidades e intereses.

Con el panorama laboral en el que vivimos es muy tentador pensar que, para que los hijos tengan éxito el día de mañana, para que destaquen sobre los demás y accedan a mejores trabajos –o simplemente a trabajos- debemos proporcionarles la mejor educación. Y esto supone ofrecerles una serie de actividades extraescolares a las que van a dedicar mucho tiempo durante una gran parte de su vida.

También se incluyen aquí actividades como el conservatorio de música, la práctica continua de deportes, etc.

peques-extraescolares-1Por supuesto que nuestra intención es enriquecer la vida y los intereses de los niños o adolescentes. Hacer una inversión a largo plazo en su vida y procurar que crezcan como personas, que aprovechen su tiempo.

Quizá el motivo de este post sea el de dedicar un tiempo a reflexionar sobre cuándo nos estamos pasando, bien sea como padres, profesores o como sociedad.

Queremos incidir sobre esto porque son muchos los niños que acuden a consulta con problemas de ansiedad y sobrecarga de trabajo más propios de adultos. También lidiamos con la preocupación de los padres por ayudarles, asumiendo roles de profesores, dilatando las horas de trabajo hasta la noche y estresando su relación con los hijos.

Algunos nos dicen que sienten la presión viniendo de muchos entornos, diciéndoles que no están haciendo lo que deberían, que sus hijos no deben perder el tiempo, que estos años son determinantes, que marcarán su futuro personal y profesional. Muchos motivos para preocuparse, ¿no?.

peques-extraescolares-3Relativicemos un poco la situación: si bien es cierto que nos interesa que nuestros niños sean responsables y trabajadores, no es menos importante que sepan regularse a sí mismos, enfrentar el trabajo y saber descansar, disfrutar, jugar, tener amigos, escuchar música, ir al cine, practicar los deportes que les gusten.

Antes de completar el horario escuchémosles. Pongamos atención a sus intereses, a las cosas que les motivan. Respetemos su derecho a decidir qué hacer con su tiempo. Podemos animarles a usarlo, claro está, participar con ellos. Hay muchas posibilidades.

Estemos atentos a las señales de alarma: si nuestro hijo tiene todas las horas del día completas, llega cansado al final, tiene frecuentes dolores de cabeza o de estómago, tiene pesadillas con los deberes y los exámenes, es momento de aflojar. Prioricemos su salud y su bienestar.

peques-extraescolares-2Hay una clave interesante: ningún niño debería concentrar sus momentos de descanso en el fin de semana. Deberían poder disfrutar de su tiempo libre cada día.

El trabajo es sólo una parte de la vida y la infancia un momento muy importante. No podemos prever las consecuencias exactas de todo lo que hagamos, por ello, no condicionemos cada momento a un posible futuro. Disfrutemos del tiempo libre. Hagámosle un hueco al tiempo libre y al descanso. También al aburrimiento.

Elena Sanchez-Porro Frías e Irene Albert Cebriá.

Deja un comentario