BUSCAR

Las piscinas naturales del Valle del Jerte

Las piscinas naturales del Valle del Jerte

Ha comenzado la temporada de baños 2016 en el Valle del Jerte. La práctica totalidad de sus piscinas naturales, repartidas por el río Jerte y las gargantas ya están habilitadas y en funcionamiento.

Cristo Navaconcejo 1
«El Cristo» en Navaconcejo

Entre las piscinas naturales ubicadas en el río Jerte destacan charcos tan populares como «Los Pingueros» en Tornavacas, el «Nogalón» o «la Tenería» en Jerte, «La Pesquerona», «El Simón», «La Picaza» o «El Vao» en Cabezuela del Valle, las piscinas naturales de «El Pilar» y «El Cristo» en Navaconcejo, los charcos de Rebollar o «El Benidorm» en Casas del Castañar.

En cuanto a las zonas de baño habilitadas en gargantas hay que señalar las piscinas naturales de la Garganta Bonal en Valdastillas y Piornal (El Calderón), los charcos en la garganta de las Nogaleas de Navaconcejo, la piscina natural de «Las Camellas» en Barrado o la piscina natural en la Garganta del Lugar de El Torno.

 "El Cristo" en Navaconcejo
«El Cristo» en Navaconcejo

Mención aparte merecen «Los Pilones» el paraje enclavado en plena Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos. A lo largo de los últimos años diversos medios han coincidido en señalar que este paraje se encuentra entre las mejores piscinas naturales del mundo. Entre otros, publicaciones especializadas como Skyscanner, Traveler, TripAdvisor o El Viajero Astuto, que han destacado su ubicación, la calidad de sus aguas y su excepcional morfología geológica como rasgos distintivos.

Las piscinas naturales del Valle del Jerte configuran un recurso turístico de primer orden y un complemento ideal a las actividades de La Cerecera 2016 que continúan durante el mes de julio: Jornadas Gastronómicas de la Cereza Picota en diferentes restaurantes de la comarca, jornadas de puertas abiertas en las cooperativas o visitas guiadas a la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte.

Esta última actividad es ahora si cabe más atractiva, dado que ya se están recolectando las afamadas Picotas del Jerte, las variedades autóctonas de cereza únicas en el mundo.

Deja un comentario