psicologia clave

Ideas para escapar del perfeccionismo y no dejar que nos paralice

perfección

La mayoría de nosotros anotaría el perfeccionismo en la columna de defectos. Sin embargo, hoy en día se busca el compromiso laboral, el esfuerzo continuado y la responsabilidad que traspasa lo puramente profesional como indicadores de competencia. Se tiende a creer que se ha contratado un buen trabajador cuando pasa más horas que el resto dedicándose a su trabajo, pensando en cómo mejorarlo y superándose a sí mismo.

La misma definición de perfeccionismo ya nos dice que las personas que buscan incansablemente la perfección tienden a no considerar nunca acabada la tarea, en un eterno ciclo de mejora. Si no es perfecto es que no está terminado.

Entonces, ¿cuáles son las dos caras de esta moneda?

perfeccion

La búsqueda inagotable en pos de la perfección hace que las personas se exijan mucho a sí mismas y se relaciona también con la falta de seguridad y confianza, así como con niveles altos de ansiedad.

La idea que subyace en el perfeccionismo patológico es el de la atribución interna: todo lo que me acurre, sea bueno o malo, se debe a mi papel, a mi esfuerzo, a mi personalidad, y no estoy a la altura. Por lo tanto, no es raro que estas personas tiendan a no presentarse a exámenes que llevan mucho tiempo preparando o se depriman profundamente cuando las cosas no salen como habían pensado. Sobre todo, existe en ellos un gran sufrimiento físico y mental.

El perfeccionismo patológico acaba traduciéndose en una serie de conductas muy rígidas de exigencia personal, dolores físicos, ansiedad y malestar. Si no se trata, puede acabar derivando en un trastorno obsesivo-compulsivo.

Si te sientes identificado, por favor, acude a un profesional. Ellos pueden orientarte y ofrecerte nuevos puntos de vista para ayudarte a manejarlo. No es justo que sufras en soledad.

Si sientes que el perfeccionismo está ganando terreno en tu día a día y quieres aprender a controlarlo, sigue leyendo.

Ejercita tu aceptación

perfeccion

Céntrate en las personas que quieres. ¿Consideras que son perfectas? Normalmente conocemos perfectamente los defectos de las personas con las que más relación tenemos. Aunque eso puede dificultar a veces la convivencia y dar para un par de charlas con amigos pero, ¿influye eso en nuestro amor por ellos? Si no necesitamos que las personas que amamos sean perfectas, ¿por qué tendemos a creer que solo nos querrán si nosotros lo somos?

Sé un observador

Cuando el “debería” o el “tengo que” empiecen a funcionar en tu cabeza, tómate un minuto para escuchar esas voces con cierta distancia. Y hemos hablado en post anteriores sobre lo malos que son estos imperativos que nos echamos a las espaldas. Reflexiona para separar lo urgente de lo importante.

Pon límites

perfeccion

Limitar el tiempo que le dedicas a tus metas puede ayudarte a no caer en la trampa del perfeccionismo. Asigna un tiempo a cada tarea y, después de cubrirlo, dedícate a otra cosa aunque consideres que podrías hacerlo mejor. Recuerda que no todas las tareas tienen la misma importancia: no es lo mismo rellenar una solicitud (cosa que tendrás que hacer con paciencia y atención), que limpiar la cocina.

Os deseamos una feliz semana tan buena como imperfecta.

Elena Sánchez-Porro Frías e Irene Albert Cebriá

Descarga la APP de magazinespain en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestras noticias de actualidad sobre famosos, moda y belleza. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias Relacionadas

Perfeccionista sexo

¿Eres perfeccionista?… ¿Y en el sexo?

El perfeccionismo paralizante VS Kaizen

El perfeccionismo paralizante VS Kaizen

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Info

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar