BUSCAR

«Mujer» Capítulo 64: Tragedia cuando Arif llevaba a Bahar al hospital

«Mujer» Capítulo 64: Tragedia cuando Arif llevaba a Bahar al hospital

En el capítulo 64 de “Mujer”,  Arif conducía con prisas cuando tuvo un primer choque… pero después un camión ha envestido su coche salvajemente.

«Mujer» Capítulo 63: Bahar descubre al fin las fotos de Sarp con Sirin

«Mujer» Capítulo 62: Ha llegado el día de la gran fiesta de Doruk

La llegada de Sarp a la fiesta de la circuncisión ha sido una alegría para Nisan y Doruk, pero no para Bahar. Tras ver sus fotografías íntimas con Sirin, tiene una conversación pendiente con él. Si la tensión ya era máxima con él, lo que han conseguido esas fotos es enfurecer aún más a Bahar. No se cree que sean un montaje, como ha intentado explicarle Enver. Cree que muestran la verdad de su relación con Sirin. Sarp, aunque intenta también justificarse que se hicieron para que Sirin aceptara donar su médula, tampoco logra cambiar su opinión. Es tal el dolor de Bahar que ya no queda nada de amor por él, sólo “asco”. Y le reitera que él no formará parte de su futuro.

La fiesta de la circuncisión de Doruk ya ha terminado. Finalmente el ritual se ha producido, después de que Sarp haya llegado en el último momento tras quedar libre en la comisaría. El niño está feliz al haber podido estar su padre, al haber tenido a Arif con padrino y al haber recibido muchos regalos. Ahora toca llevarlos a su casa. Algunos se los ha llevado ya Bahar. Del resto se encarga Sarp. Sin embargo, hay uno que no va a llegar a su destino: el que le ha hecho Arif, un bonito caballo de juguete. Sarp decide destrozarlo, presa una vez más de los celos. Instantes antes había tenido un nuevo encontronazo con Arif, a lo que se suma la discusión con Bahar por sus fotos íntimas con Sirin.

El ataque de ira de Sarp rompiendo el caballo de juguete que Arif había regalado a Doruk empieza a tener sus consecuencias. Bahar se ha enterado de lo que hizo y, aunque intenta ocultárselo a sus hijos, también acaba por saberlo Arif. El nuevo enfrentamiento entre los dos es inevitable. Arif sube a pedirle explicaciones y Sarp se encara con él. La pelea la escuchan incluso Nisan y Doruk desde su casa, por lo que Bahar sube corriendo a frenarles. Ya está cansada de que los dos se enfrenten por ella. Aunque intenta apaciguar, todo parece estallar cuando Sarp la arranca del cuello la cadena con el corazón que Arif le regaló. Ante esta tensión máxima, Bahar dice basta. A los dos: “No os quiero a ninguno“.

La fiesta de la circuncisión de Doruk ha estado llena de momentos de tensión. Y en muchos de ellos la culpable ha sido la misma persona: Sirin. Enver ha estado reflexionando durante toda la noche y ha tomado una decisión que revela a Hatice: su maldad se le escapa de las manos, así que será mejor que se vaya de casa. Sirin, que ha escuchado la conversación tras la puerta, reacciona con furia y se va a su dormitorio a hacer la maleta. Hatice va detrás para tranquilizarla, aunque su hija vive un ataque de ira. Además, pone aún más furioso a su padre cuando revela que de nuevo recurrió a Suat para conseguir dinero. Hatice intenta mediar entre los dos. Sin embargo, cuando escucha que Sirin insulta a Enver, no puede perdonarla y la da una bofetada. Sirin nota la más completa soledad… y se va de casa.

Sirin se encuentra cada vez más sola. Se ha marchado de casa decepcionada con Enver, a pesar de que no es nada nuevo que su padre no la soporta, pero también con Hatice. El bofetón que la ha dado ha supuesto una herida inesperada. Cada vez más sola, decide poner rumbo al barrio de Tarlabasi. Su idea inicial es quedarse o, al menos, intentarlo en casa de Sarp o en la de Bahar. Obviamente, se encuentra con su rechazo pero ha conseguido, una vez más, ponerles en tensión. Le queda aún una opción que, además, la divierte porque supone desafiar a Ceyda: llamar a Emre. Una vez más, se mete en el papel de víctima y de forma tan convincente que él le abre las puertas de su hogar.

Nezir ha convocado a Suat en su mansión. ¿Qué quiere decirle? Es probable que, durante la fiesta de Doruk, se haya enterado de que engañó a Sarp para dejarle sin dinero. Apenas coincidió con él pero puede que fuera el tiempo suficiente para saberlo. Suat tarda poco en averiguarlo. Efectivamente, Nezir está enfadado porque, al quitarle a Sarp toda su fortuna, también ha dejado a sus hijos sin recursos. Y para él, con el cariño que ha cogido a Doruk, eso es imperdonable. Por eso, pide a Azmi que le mate. Es el primer crimen: por venganza. Pero se van a vivir dos más: uno por traición, otro por culpa. Nezir pide a Azmi que mate a Munir. Sólo uno de los tres sobrevive a esta tragedia.

Bahar lleva una temporada de muchos sobresaltos que en otra época, la de su enfermedad, no habría podido superar. Ahora, aparentemente curada, ha conseguido hacer frente a los nuevos golpes de la vida, que comenzaron el día que Sarp reapareció en su vida. Desde entonces, ha muerto Yeliz, ha descubierto que el amor de su vida formó otra familia, ha encontrado nuevos motivos para odiar a Sirin, ha renunciado a Arif… Sus hijos son los que la sostienen y la hacen seguir hacia adelante, y así se lo ha querido aclarar tanto a Sarp como a Arif en su lucha constante por ella. Tanta tensión ha comenzado a hacer mella en Bahar. Ceyda la estaba notando más débil y la ha convencido para que vaya al médico. Hatice la acompaña para que se haga una revisión. Y, en plena calle, Bahar se desmaya. Ante los ojos de todos: Sarp, Arif, Nisan y Doruk. ¿Ha recaído en su enfermedad?

La preocupación de todos es máxima después de haber visto cómo se desmayaba en plena calle, justo cuando iba con Hatice a hacerse una revisión al médico. Arif rápidamente ha cogido un coche para llevarla al hospital. En el trayecto, conduce con prisas, a una gran velocidad. Hatice va de copiloto y Sarp está en los asientos de atrás junto con una Bahar inconsciente. El tiempo apremia. Distraído por las frases de cariño que Sarp le dedicaba a Bahar, Arif no se da cuenta de que va a estamparse contra un coche. El impacto, aunque fuerte, no les deja aparentes heridas. Sin embargo, de repente, surge un enorme camión que les arrolla. Esta vez sí, el impacto es brutal. La gente empieza a acudir al lugar. Una chica coge el móvil para avisar del accidente, mientras su pareja le dice: “Hay víctimas mortales“.

Deja un comentario