BUSCAR

Me gusto

Me gusto

Quererse a uno mismo como la base de todo

autoestima-2

 Si la semana pasada hablábamos de la importancia de descubrir lo positivo de la vida para poder afrontar lo malo, esta semana queremos abordar el centro mismo de nuestra salud mental: la propia estima.

autoestima-3

Para muchas personas estar solos en casa supone un desafío. Rápidamente conectan la televisión o la radio, se ponen a hacer tareas de la casa frenéticamente o llaman por teléfono buscando conversar. ¿Cuándo fue la última vez que te quedaste sentado tranquilamente pensando en tus cosas, sin consultar el móvil o ver la televisión? ¿Qué está pasando ahí?

Y es que estar a solas con nosotros mismos no siempre es fácil o placentero y, en definitiva, pocos han aprendido a hacerlo. Lo cierto es que actualmente impera el vivir hacia afuera.

autoestima-1Los pilares del amor hacia uno mismo son los mismos que los que sustentan el amor hacia los demás: el compromiso, la honestidad, el respeto y la comprensión. Aunque, si nos fijamos, quererse a uno mismo tiene peor prensa. A menudo es identificado con el egoísmo, la prepotencia. Nada más lejos de la realidad.

¿Es malo desear nuestro propio bienestar? No se trata de ir pisando cabezas para conseguir lo que queremos, sino de darnos valor, cuidarnos, tenernos en cuenta y no pasar por encima de nuestros propios deseos u opiniones.

La propia autoestima comienza a forjarse en la infancia, a través de las experiencias de cuidado y cariño que recibimos de los demás, sobre todo de nuestra familia. Cuando está bien asentada comprendemos que nuestro valor es independiente de nuestros éxitos o fracasos, es decir, que merecemos ser queridos porque somos personas de valor.

autoestima-4Esto no significa que el proceso se cierre en la infancia: durante toda la vida tenemos oportunidad de replantearnos nuestra relación con nosotros mismos. De la misma manera, pueden darse situaciones que hagan temblar nuestros cimientos, como una ruptura, un engaño o una pérdida. Si estamos pasando por algo así y notamos que nuestra autoestima está sufriendo, no dudemos en consultar a un profesional. A veces una segunda mirada es todo lo que necesitamos para volver a reconectar.

Esta brújula interior nos va a orientar para tomar mejores decisiones y a mantener relaciones más sanas, así que su influencia se extenderá a todas las áreas y momentos de la vida.

Sí, sí, me queda claro. Pero ¿qué hago si necesito trabajar en ella?

TRÁTATE A TI MISMO COMO TRATAS A LOS DEMÁS

autoestima-8Si tú no vas por la vida machacando a los demás, ¿por qué hacerlo contigo? No te equivoques: te tratas mal cuando minimizas tus logros, cuando empequeñeces tus deseos e ignoras tus opiniones a favor de las de los demás.

No desprecies lo que tú necesites ni apagues tu propia voz. Eres el primero que ha de cuidar de ella.

ME PERDONO

Algunos tienen más dificultad que otros para practicar el perdón, pero todos sabemos que es necesario para vivir en paz y armonía con los demás. ¿Por qué nos cuesta aplicarnos el mismo principio? Además, perdonar no es barrer bajo la alfombra lo que no nos gusta, sino aceptar los errores, darles la importancia que realmente tienen y perdonar para seguir adelante. La culpa nos hace ser esclavos de ella y al final acabamos debiéndole la vida.

ESTOY AL MANDO

autoestima-6En el trabajo, la familia, entre los amigos de siempre… todos tenemos cerca alguna víctima. Quizá seamos nosotros mismos. Nos referimos a personas que se han posicionado como sufridores, que piensan que no tienen ningún poder sobre su propia vida. A menudo se quejan tanto que nos nublan el día y nunca se sienten capaces de cambiar aquello que tantos disgustos les traen.

Os dejamos esta frase de Víctor Frank, psicólogo que sobrevivió a los campos de concentración, para que reflexionéis sobre quién dirige de verdad nuestras vidas:

“Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas —la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias— para decidir su propio camino.”

Elena Sánchez-Porro Frías e Irene Albert Cebriá.

Deja un comentario