El lado complicado de la vida - magazinespain.com
BUSCAR

El lado complicado de la vida

El lado complicado de la vida

psicologia clave

lado-complicado-vida-8

lado-complicado-vida-1Internet rebosa de consejos y técnicas para manejar el estrés del día a día. Desde los desafíos del trabajo hasta la tensión de madres y padres parece que haya una receta para cada caso. Pasos, actividades, hábitos, rutinas destinados a ayudarnos lo inundan todo. Y es así porque el estrés no perdona: la vida es, en definitiva, complicada y estresante. Ni las personas más sedentarias o que más aprecian la monotonía pueden librarse de las dificultades que a todos nos están esperando en el camino.

El Psicólogo de Harvard Dan Gilbert comenta a un auditorio lleno hasta los topes que no tiene la receta para que seamos felices, pero que las personas tendemos a sobreestimar el impacto de las adversidades en nuestra vida. Por tanto, no nos hacemos una idea de nuestra capacidad para resistirlas y seguir siendo felices. Con porcentajes muy ilustrativos afirma “El 75% de las personas vuelven a ser felices en los dos años posteriores al peor trauma que te puedas imaginar”.

lado-complicado-vida-2No todo el mundo comprende el significado de resiliencia, que es aquella capacidad que nos lleva a afrontar y superar el trauma. Sin embargo, lo que propone Gilbert es que la resiliencia funcionaría como un sistema inmune psicológico, a imagen y semejanza de nuestro sistema inmune fisiológico, que nos defiende de las enfermedades y las heridas.

Es decir, no siempre se trata de sobrevivir a lo adverso. A veces se trata de confiar en nosotros mismos, de aceptarlo y esforzarse por pensar positivamente en el futuro, darse tiempo y respetar la tristeza. Algo que no parece tener mucho espacio en una sociedad que nos anima a ser felices a cualquier precio, que se alarma cuando aparece la tristeza y busca salir cuanto antes de ese estado.

A veces llegan a nosotros grandes pruebas de esfuerzo, como puede ser cuidar de un familiar enfermo, muertes repentinas o abandonos. Intensas experiencias que nos dejan sin saber bien quiénes somos, alterados y sin Norte.

lado-complicado-vida-4Pero incluso los sucesos más felices, como las bodas, mudanzas o nacimientos de hijos, pueden representar para nosotros montañas a escalar, con muchas dificultades que vencer y una lección que aprender por el camino. No siempre pueden afrontarse con calma, pero una vez que estemos dentro de estas situaciones, debemos hacer un esfuerzo por recordar que la adversidad es parte inherente de la vida, que no somos ni débiles ni pusilánimes, aunque podamos sentirnos así por momentos. Realmente tenemos capacidad para afrontar tareas muy difíciles, estresantes y exigentes.

¿Y cómo podemos ayudarnos a nosotros mismos? Aquí va nuestra propia lista de reflexiones:

No hay por qué ser feliz

lado-complicado-vida-5El imperativo de la felicidad es una estafa: no todo el mundo es feliz y no todo el mundo puede ser feliz todo el tiempo y durante toda su vida. Más bien nos piden que “estemos alegres”, ya que la felicidad es un estado duradero, sereno y de satisfacción, pero sin esconder la tristeza y los malos momentos que hubiera.

Por supuesto que todos deseamos estar lo mejor posible, pero cuando las circunstancias son rudas, la presión por tener que ser felices no nos deja afrontar las cosas como son, se convierte en un problema añadido.

Sube la ola y baja la ola

lado-complicado-vida-10Cuando la situación es especialmente estresante o desalentadora, debemos estar preparados para responder, en lugar de quedarnos paralizados, pero eso sólo puede conseguirse cuidando de uno mismo, tomando también distancia y recuperándose cuando sea posible.

Por eso, cuando somos cuidadores no podemos dejar de preocuparnos por la persona que atendemos, pero tampoco podemos ignorar nuestros días libres, nuestro estado de salud, nuestras horas de sueño… Cuando todo eso se encuentra cubierto es cuando podemos cuidar mejor del otro.

Todo esto pasará

lado-complicado-vida-6Al enfrentarnos al lado complicado de la vida tenemos que tener presentes tres ideas que nos ayudarán:

La primera es que hay gente que lidia con cosas peores. Siempre podemos reconocer que los demás también se las ven con malas situaciones, no nos pasa únicamente a nosotros. Reconozcamos su fuerza y su valor.

La segunda es que es precisamente fuerza y valor lo que necesitamos en el presente: un ánimo lo más entero posible para afrontar lo que está por venir. Podemos invocarlo nosotros mismos, dejar que los otros nos lo transmitan… La energía y la fuerza pueden sacarse de muchos sitios.

Y por último, como reza el mantra “todo esto también pasará”. Las circunstancias, independientemente de su signo positivo o negativo, no son estables. El mejor momento no durará eternamente, lo que nos puede ayudar a mantener los pies en el suelo cuando nos va muy bien. El peor también lo hará.

Os deseamos un agosto desde otra perspectiva, sea lo que sea que traiga el mes.

Elena Sánchez- Porro Frías e Irene Albert Cebriá.

Deja un comentario