BUSCAR

Juegos psicológicos en la pareja

Juegos psicológicos en la pareja

Como sabemos en un combate de boxeo los participantes saltan al ring al sonar de una campana, momento en el que se decide quién es más ágil con los puños a lo largo de una serie de asaltos.

juegos-de-pareja2

De igual manera ocurre en las parejas, saltan a un ring a combatir pero a través de lo que conocemos como juegos psicológicos, en los que las palabras hacen de puños. En el boxeo psicológico el asalto también da comienzo con un dim de campanas, que adopta la forma de pregunta/ frase trampa, con el objeto de manipular al otro para adecuarlo a nuestras necesidades.

 

Todos y cada uno de nosotros, desde una necesidad de relación, de intimidad y afecto y además con experiencias dolorosas y no resueltas de nuestro pasado, vamos intentando acercarnos y relacionarnos con otros, pero jugando a este tipo de juegos de forma inconsciente.

En los juegos psicológicos en pareja hay tres papeles básicos:juegos-de-pareja4

La víctima, el perseguidor y el rescatador. A lo largo de una conversación o discusión no solo representas un papel, todo el tiempo representas los tres papeles. Puedes empezar siendo el perseguidor y terminar siendo la víctima.
Imagina que tuviste una relación dolorosa en la que te engañaron. Esa relación finalizó y estas comenzando otra nueva, pero en tu memoria queda que ya una vez fuiste traicionada/o. Posiblemente y si esa antigua relación no está superada, empieces a jugar el papel de perseguidor: dudar de si te dicen la verdad, a buscar, pensar que está con otra cuando te dijo que estaba de viaje de trabajo como la vez pasada… Si te das cuenta, estos papeles acaban por dificultar la intimidad y confirman experiencias pasadas, porque si juegas a ser perseguidor, a controlar, dudar, a poner límites, desconfiar, etc. finalmente estarás confirmando ese pensamiento que tienes de que “me va a engañar”, pero al final está siendo provocado en muchas ocasiones por ese papel de perseguidor al que juegas. Las personas que juegan con este papel sienten que ellos lo hacen todo bien, y el resto mal.

juegos-pareja6Otro papel es el de víctima

Un persona pasiva, quejosa, descalifica su capacidad, descalifica los problemas, los niega, es como un niño/a. Dice frases del tipo: “es que yo…” “no me quieren…” “yo doy todo”. Esta persona evita hacerse cargo de sí misma y de ser responsable.
Y por último el rescatador. Las personas que se ponen esta máscara creen que los demás no son capaces de algo y sin embargo él o ella si pueden con todo. No ponen límites, les gusta ser los héroes y ser necesitados, controlan a los demás a través de lo que les da. En su interior hay cierta fragilidad, en el sentido de que creen que tienen que hacer todo para que los demás les quieran. Externamente reflejan cierta arrogancia.

Estos papeles son máscaras que nos ponemos por miedo a la intimidad, por la incapacidad de vivir algo auténtico y por confirmar experiencias pasadas, o que pudimos ver durante nuestra crianza en alguno de nuestros cuidadores y que al final acabamos viendo como normal y no cómo algo “insano” para nuestra relación de pareja.juegos

Al final estos juegos nunca satisfacen nuestra necesidad afectiva, haciéndonos que nos sintamos vacíos, y que solo se confirmen nuestros miedos y creencias, perdiéndonos la vivencia del amor y la cercanía hacia esa persona que queremos a nuestro lado.
En este sentido y para concluir el post de hoy, es por tanto necesario el sanar la relación con uno mismo, porque además de sentirnos bien, dejamos de proyectar los conflictos en las relaciones con otras personas, que como hemos visto se manifiestan a través de los juegos psicológicos. Y por supuesto otra de las grandes claves, está en desarrollar una capacidad de apertura y sinceridad hacia el otro en relación a nuestras propias necesidades.

Deja un comentario