BUSCAR

La hormona de la felicidad

La hormona de la felicidad

Adios a los días tristes de invierno.

Los días son más cortos y las noches más largas lo que supone que contamos con menos horas de luz; el frío y la lluvia sustituyen al sol.
Los alimentos ricos en Omega 3 favorecen la disminución de la ansiedad, los trastornos del sueño o la tristeza.
frutas-y-verduras

1. Hidratos de carbono: nos ayudan a producir la conocida “hormona de la felicidad”, y además estabilizan los niveles de azúcar. Los alimentos más recomendables que contienen hidratos de carbono son las legumbres, los cereales, la fruta y los vegetales.

2. Triptófano: un aminoácido esencial muy vinculado a los estados de ánimo, ayuda a aumentar la tranquilidad y la relajación, y por lo tanto, reduce y controla la ansiedad y el estrés, además de prevenir el insomnio. Podemos encontrar esta sustancia en múltiples alimentos como el huevo, la leche, los cereales integrales, los garbanzos, los frutos secos, el cacao y algunas frutas, especialmente los plátanos.

3. Fenilalanina: tiene un efecto antidepresivo y analgésico, además eleva la sensación de bienestar. Se encuentra en alimentos ricos en proteínas, tanto de origen animal, como la carne, el pescado, los huevos y los lácteos; como de origen vegetal, destacando los espárragos, las legumbres o el cacahuete.

4. Magnesio: ayuda a equilibrar el sistema nervioso central. La ausencia de este elemento en el cuerpo va a provocar dolores de cabeza, ansiedad, fatiga, insomnio, nerviosismo y alto nivel de glucosa en la sangre. El magnesio abunda en carnes, mariscos, productos lácteos, frutos secos, cacao y granos de cereales integrales.

5. Omega 3: ayuda a disminuir la ansiedad, los trastornos del sueño o la tristeza. Se pueden encontrar sobre todo en los pescados azules, aceites vegetales como la linaza y canola y frutos secos como las nueces.

6. Alimentos ricos en vitaminas del grupo B y vitamina C: son esenciales para nuestro organismo. La escasez de estas dos vitaminas provoca cansancio y debilidad. La vitamina B se encuentra en general en alimentos de origen animal y vegetal; por el contrario, la vitamina C se encuentra en muchas hortalizas y frutas, aunque de manera más abundante en el pimiento, el perejil, el kiwi, el brécol y los cítricos.

legumbres

Deja un comentario