BUSCAR

Cuando alguien nos falta

Cuando alguien nos falta

Cuando alguien nos falta: Cómo hablar a nuestros hijos sobre la muerte.

perdida-4

Explicarle a un niño en qué consiste la muerte no es sencillo y a menudo causa preocupación a los padres, sobre todo si están afrontando la muerte de un ser querido o alguien muy cercano.

perdida-1

A menudo ocurre que el deseo de evitarles sufrimiento puede llevarnos a darles pocas explicaciones o algunas muy confusas para ellos. Sin embargo, el sentido común y la experiencia nos acercan a una serie de puntos importantes que resultan de mucha ayuda a la hora de hablar con ellos:

1.- Siempre hay que ofrecerles una explicación y esta debe ser acorde con su edad.

Incluso los bebés acusan la muerte de un ser querido, especialmente de un progenitor. Obviamente, la información que un niño de dos o tres años puede entender no tiene nada que ver con lo que un adolescente se pregunta acerca de la muerte.

Para el primero es esencial comprender que la persona que ha fallecido ya no estará más, que ya no siente ni le duele nada. No se “ha ido a dormir” ni “está de viaje”. Estas explicaciones podrían hacerle pensar que podría regresar o infundirles miedo a dormir por las noches.

También resulta útil elaborar un pequeño porqué que hable de ser muy mayor, de ponerse muy enfermo o de tener un accidente.

perdida-6Dependiendo de la edad del niño las explicaciones pueden ser más complejas, como seguramente serán sus preguntas.

2.- Debemos escuchar y responder sus preguntas y comprender sus reacciones:

Aunque queramos protegerlos de nuestro propio dolor no debemos apartar a los niños de nosotros cuando nos sintamos abatidos, ya que podrían pensar que están haciendo algo mal y que les estamos castigando.

Cuando estemos más serenos y tranquilos para charlar con ellos podemos animarlos a preguntarnos lo que quieran –aunque puede que ese no sea su momento-.

A veces nuestras respuestas tardarán un tiempo en ser comprendidas y es posible que nos pregunten de nuevo las mismas cosas. Esto es perfectamente normal. Debemos volver a ofrecer las explicaciones con calma y sin angustiarnos. También es posible que parezcan no reaccionar ante las noticias o las respuestas. No debemos preocuparnos si regresan a sus juegos tranquilamente. Estaremos ahí para ellos cuando quieran preguntarnos cualquier cosa.

perdida-33.- Anticiparnos a lo que todos los niños necesitan y asegurarlo:

Para los niños todo se mide en función de ellos mismos. Debemos hacerles entender que si papá ya no está no podrá acompañarlo al cole, pero que nosotros iremos con él.

La mejor manera de arroparlos y protegerlos es asegurando sus rutinas, sin provocar grandes cambios que los perturben.

Es importante hacerles comprender que ellos no tienen el control sobre esto, pero con tacto y lógica: “sé que tú querías mucho a la abuelita, pero ya era muy mayor y se había puesto muy enferma”.

Hay que transmitirles también que estaremos tristes algún tiempo y que echaremos de menos a la persona pero que seguiremos estando juntos y que les cuidaremos.

En el caso de que estemos profundamente abatidos hay que explicarles a los niños que habrá personas que nos ayudarán, que harán algunas cosas con ellos hasta que estemos mejor, pero que estaremos ahí para ellos.

4.- Dejarles que participen y permitirles despedirse:

No es malo dejar que los niños se despidan, pero como padres debemos explicarles qué pueden esperar de una visita al hospital o de un funeral. Son situaciones nuevas que pueden generar ansiedad. Debemos prepararlos y estar atentos a sus reacciones.

perdida-7Se suele considerar que sobre los seis o siete años los niños ya pueden estar presentes en los funerales, por su edad y desarrollo pero aquí también hay matices: debemos darles la oportunidad de decidir. No hay que obligarle si no quiere pero también hay que recordarle que puede cambiar de opinión cuando quiera.

Necesitarán que les expliquemos cómo será, dónde nos sentaremos, cuánto durará, que no pasará nada porque lloremos, etc.

5.- Si necesitamos más ayuda:

Existen muchos recursos a los que podemos acudir en busca de información o consulta, desde libros a profesionales especializados en la infancia que nos pueden ayudar siempre que lo necesitemos.

No dudes en escribirnos a psicologiaclave@magazinespain.com si te surge alguna duda o pregunta respecto a este u otros temas.

¡Feliz verano!

PSICOLOGIA CLAVE: Elena Sánchez-Porro e Irene Albert.

Deja un comentario