BUSCAR

Cómo lidiar con el insomnio

Cómo lidiar con el insomnio

Una mala noche la tenemos cualquiera, pero de ahí a sufrir por ello porque es algo frecuente en nuestra vida, ya no es tan común; y es que hoy vamos a hablar del insomnio y cómo lidiar con él.

insomnio-15

Es importante que entendamos que una noche sin dormir NO ES INSOMNIO. Se considera insomnio cuando esto se repite y es frecuente en el tiempo y tiene como consecuencia que nos levantemos poco descansados, incluso irritados.

Básicamente existen tres tipos de insomnio:

insomnio-4El clásico, el que padece una persona que no pega ojo en toda la noche. Este tipo de insomnio surge del miedo a no dormir y la angustia que nos generamos al ver que queremos y no podemos dormir y que esto nos ocurre una noche tras otra. Además, esta idea la alimentamos diciéndonos: ¡Madre mía que horas son, estoy sin dormir y mañana todo lo que tengo que hacer!” “¡Otra noche más sin dormir, me va a dar algo por no tener el cuerpo descansado!”. Por tanto es algo totalmente psicológico, donde no existe un problema concreto y creamos un círculo vicioso de pensamientos -quiero dormirme pero no puedo hacerlo porque me estoy preocupando y generando una angustia que me altera y me impide dormir-. En estos casos habría que eliminar el miedo a no dormir.

insomnio-3Otro tipo es el insomnio secundario o por estrés, que lo sufren personas que se levantan muy temprano, antes de su hora, incluso a media noche, con alguna angustia o problema por resolver. En estos casos el inconsciente de la persona sabe que existe un problema, lo que mantiene durante el periodo de sueño al sistema nervioso alterado y provoca que siga rondando por nuestra cabeza y sueños ese problema y haga que nos despertemos antes de lo normal alterados, incluso con taquicardias. Puede sonar sencillo, pero este insomnio concluye una vez esté resuelto el problema que nos angustia. La dificultad está en aquellas personas que tienden a aparcar sus problemas, dejarlos a un lado y no resolverlos, influyendo en la prolongación en el tiempo de nuestro insomnio. Por tanto es importante encarar los problemas y no darle importancia al resultado que pueda haber tras haber resulto ese problema.

insomnio-16Y por último está la falta de sueño que sufren las personas mayores, aunque realmente esto no se debería clasificar como insomnio al ser algo normal a medida que te haces mayor.

Para cualquiera de estos tres casos, es importante que adquiramos una serie de hábitos que nos permitan relajarnos y bajar el ritmo del día a día antes de dormir: para unos es leer, para otros ver una serie o la TV, practicar relajación, etc.

Lo que no hay que hacer es dar vueltas en la cama. Más vale levantarse y hacer cosas productivas y que nos hagan sentir útil. El motivo principal es que asociemos la cama con el descanso y no con otras cosas que nos bloquean el sueño. Y en esta línea, Rafael Santandreu nos propone dos técnicas:

  • insomnio-9La Técnica del Montañero: a cualquier montañero cuando sale de expedición le cuesta conciliar el sueño la primera noche, pero las circunstancias ambientales a las que se exponen les obligan a tener que dormir donde sea y como sea. Por tanto la primera noche si ven que no consiguen dormir, no se fuerzan a intentarlo, cargan su mochila y continúan pateando caminos, senderos y montañas. Al día siguiente no piensan que no han descansado y por tanto que no van a rendir, simplemente corren un tupido velo, y continúan su jornada, creyendo y sabiendo que pueden y que van a rendir al 100%. En este sentido si ves que no puedes dormir y te levantas antes de tiempo, aprovecha para ir al gimnasio, cansarte, continuar con tu jornada laboral, convencido de que vas a dar lo mejor de ti y no hagas siesta, pero márcate una hora de finalización de la jornada. Llegada esa hora, haz algo que te relaje y veras como tu nivel de activación disminuye y después de un largo y cansado día podrás dormir. Si no es la segunda o tercera noche, será la cuarta o la quinta, pero es importante que a lo largo del día no estés pensado en cuanto de cansados estás y que no vas a poder rendir. ¡Sí PUEDES!
  • insomnio-11La Técnica de una Hora de Trabajo: Vete a la cama solo cuando tengas sueño. Si en 15 minutos no has conseguido dormirte, quítate el pijama, ponte ropa cómoda y realiza alguna actividad productiva: adelanta trabajo, limpia la casa, cocina. Al cabo de una hora vuelve a ponerte el pijama y duerme. Si no lo consigues repite el mismo paso tantas veces como sean necesarias a lo largo de la noche. No obstante, pon tu despertador a la misma hora todas las mañanas independientemente del número de horas que hayas dormido. Es importante que tu cuerpo vaya adquiriendo una rutina y ritmo constante de sueño.

PSICOLOGÍA CLAVE: Elena Sánchez-Porro Frías e Irene Albert Cebriá

 

Deja un comentario